Economía/Finanzas.- El Grupo Caixanova obtuvo un beneficio neto de 145 millones en 2006, un 9,6% más

Actualizado 29/01/2007 22:09:26 CET

(Esta noticia sustituye a la anterior de igual título por el desliz de un error en el tercer párrafo. Disculpen las molestias.)

La entidad abrirá este año 86 nuevas oficinas y a finales de 2007 una de cada cuatro sucursales se ubicará fuera de Galicia

VIGO, 29 (EUROPA PRESS)

El Grupo Caixanova logró un beneficio después de impuestos de 145 millones de euros en 2006, una cifra que supone un incremento del 9,6% respecto al año anterior, según informó hoy el director general de la entidad, José Luis Pego.

En su primera presentación de resultados anuales tras acceder al cargo hace medio año en sustitución del actual presidente de la entidad, Julio Fernández Gayoso, Pego quiso agradecer a todos sus compañeros de Caixanova "su colaboración, compromiso y voluntad de mejora continua".

En cuanto al beneficio antes de impuestos, el grupo -en el que está integrado el Banco Gallego- obtuvo 200,8 millones, un 35,6% más. Por su parte, la matriz, Caixanova, registró un beneficio bruto en 2006 de 181,4 millones de euros, un 42,4% más, y neto de 132,52 millones de euros, un 16,1% más.

El pasado ejercicio el Grupo Caixanova alcanzó un volumen de negocio de 40.963 millones de euros, un 23,4% más, de los que el 87% aparece reflejado en el balance y el 13% restante fuera del mismo, a través de los fondos de inversión, valores de clientes y planes de pensiones. Pego resaltó que si este año se consigue un crecimiento igual al de 2006 a finales de este ejercicio "se superarían los 50.000 millones" previstos para finales de 2008 en el actual plan estratégico de la caja.

Asimismo, el margen de intermediación se situó en 359,7 millones de euros, mientras que el ordinario ascendió a 598,9, un 21% más, y el de explotación se incrementó un 36,3%, hasta los 281,5 millones de euros.

CRECIMIENTO DEL CREDITO.

Por su parte, el volumen de negocio de la matriz fue de 33.469 millones, un 22,5% más. En concreto el total de inversión crediticia llegó a los 13.203 millones, tras crecer un 23,4%, y el importe de nuevas operaciones concedidas en el año se elevó a 7.170 millones, un 16,3% más.

El 25,3% de este montante de inversión concedida en 2006 fue para la adquisición o reforma de vivienda -un 28,9% más-, mientras que el 72,2% se dirigió al sector empresarial. De este forma, la estructura de la actividad crediticia refleja que el 63,2% corresponde a empresas y el 36,8% a particulares.

José Luis Pego subrayó que, a pesar del elevado ritmo de crecimiento de la inversión, el índice de morosidad de Caixanova sólo se incrementó cuatro centésimas, del 0,37 al 0,41%, con un índice de cobertura del 485%.

El director general también adelantó que este año, tras cerrar 2006 con 502 oficinas, se abrirán "86 nuevas" -ocho en Galicia, 76 en el resto de España y dos de la red internacional- y que a finales de 2007 "una de cada cuatro sucursales estará fuera de la Comunidad gallega".

El objetivo de la entidad es llegar a las 640 oficinas en 2008, de las que 430 estarán en Galicia, 60 pertenecerán a la dirección comercial de Madrid, 135 se encontrarán en otras zonas de España y 15 en el extranjero.

IMPUESTO DE SOCIEDADES.

Por otra parte, Pego explicó que el beneficio neto del grupo se vio lastrado "en 7,1 millones de euros" debido a las deducciones "de golpe" en 2006 del Impuesto de Sociedades, que espera que ya no tengan incidencia este año.

El responsable de Caixanova también confirmó que la entidad pagó el año pasado 49 millones de euros por este impuesto y destinó 55 millones a la Obra Social, por lo que subrayó que la entidad aporta en conjunto "unos 105 millones de euros al desarrollo de Galicia".

Asimismo, apuntó que la caja pretende completar su red de centros sociales en las siete principales ciudades de Galicia y, en este sentido, recordó que ya cuenta con "el edificio en Santiago" y está "buscando ubicaciones en Lugo y Ferrol".

Preguntado por la posibilidad de fusiones de cajas de diferentes autonomías, José Luis Pego concluyó que las concentraciones interregionales "pueden ser muy complicadas", pues entran en cuestión competencias de distintas comunidades.