Actualizado 18/01/2010 18:30 CET

Economía/Finanzas.- El presidente del Bundesbank sería un "excelente" candidato para suceder a Trichet, según ministro

PARÍS, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

El actual presidente del Bundesbank y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), Axel Weber, sería un "excelente" sucesor del francés Jean Claude Trichet en el caso de que el Gobierno alemán se decidiera finalmente a presentar un candidato a la presidencia del BCE, según afirma el ministro alemán adjunto en el Ministerio Federal de Relaciones Exteriores, Werner Hoyer, en una entrevista concedida al diario galo 'Les Echos'.

"Corresponde al Gobierno alemán decidir si presentará alguna candidatura, aunque en la situación en la que se encuentra la eurozona hoy en día, Alemania sin duda estaría en disposición de proponer un presidente excelente para suceder a Jean-Claude Trichet", señala Hoyer, quien afirma que "bajo la hipótesis de una candidatura no resultaría sin fundamento que un miembro del Consejo de Gobierno del BCE tan experimentado y exitoso como Weber pudiera suceder a Duisenberg y Trichet".

El mandato del actual presidente del BCE, Jean Claude Trichet, expira en noviembre de 2011 y, aunque aún no se ha postulado oficialmente ningún candidato, los nombres que cobran mayor relevancia como potenciales sucesores del banquero francés son los del alemán Axel Weber, considerado un 'halcón' en el seno de la entidad, y el del italiano Mario Draghi, también consejero del BCE, pero del que se destaca un perfil más político.

No obstante, antes de la sucesión de Trichet, los ministros de Finanzas de la eurozona deben determinar quien reemplazará a finales de mayo al griego Lucas Papademos en la vicepresidencia del BCE, puesto para el que aparecen tres candidatos: el luxemburgués Yves Mersch, el portugués Vitor Constancio y el belga Peter Praet.

PREOCUPACIÓN POR GRECIA Y POR LA COTIZACIÓN DEL YUAN.

Por otro lado, el ministro alemán reconoce su preocupación por las dificultades que atraviesa la economía griega, ya que la situación "se ha vuelto muy preocupante (...), mentiría si dijera otra cosa", aunque expresó su confianza en que el Gobierno de George Papandreou logre "invertir la marea".

En este sentido, Hoyer apunta que los distintos miembros de la zona euro tienen la obligación de exigir a los diferentes socios una política de estabilización a largo plazo, ya que comparten una zona monetaria común, que se quiere mantener, con una política monetaria única decidida por un banco central independiente.

Por otra parte, el ministro germano criticó la política monetaria del Gobierno chino, que acumula divisas, mientras mantiene el yuan infravalorado, ya que calificó esta postura como "anticuada".

"Los chinos están sentados sobre reservas de más de 1.000 millones de euros, aunque la lógica detrás de esta acumulación de reservas no me parece apropiada, sino una estrategia del ayer. Nosotros, los alemanes, hace mucho tiempo cometimos el mismo error", añade.