27 de febrero de 2020
 
Actualizado 05/02/2015 18:52:43 CET

Roldán (AEB) no ve "inteligente" cerrar oficinas por la irrupción de la banca por Internet

José María Roldán
Foto: EUROPA PRESS

Pide plantearse si es mejor un modelo económico para "crecer menos" pero de forma "más constante"

   MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Asociación Española de la Banca (AEB), José María Roldán, ha afirmado que "no sería inteligente" aplicar una política de cierre de sucursales bancarias por la creciente implantación de la banca por Internet, al advertir de que puede derivar en una pérdida de "un buen porcentaje" de clientes tradicionales.

   Durante una conferencia en el marco de las IV Jornadas sobre el sector bancario español, organizadas por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), Roldán ha instado a los bancos a ofrecer las respuestas ante el embate de la tecnología en el "tempo apropiado".

   "¿Cuántas veces acudimos ya a la sucursal, cuando la mayor parte de las transacciones bancarias se pueden realizar por Internet?. Pero, ¿es acaso una política de cierre de sucursales un acierto? No, no sería algo inteligente", ha reflexionado Roldán.

   El presidente de la patronal bancaria además ha reforzado su tesis con la experiencia que recuerda que no basta con "moverse el primero, sino que hay que reaccionar en el momento adecuado".

   Ante la competencia de los operadores tecnológicos, que ha calificado de "inevitable", Roldán ha indicado que "no tiene por qué" suponer el fin de la banca tradicional, "sino un motor para la transformación de la misma", ha apostillado.

   Eso sí, ha ahondado en los retos para la regulación del sistema financiero en la 'sombra' y ha advertido de que sería "inaceptable" que la entrada de nuevos jugadores llevara a un arbitraje de normas de conducta o de solvencia, "esto es, a consumidores expuestos a posibles abusos y a potenciales inestabilidades del sistema", ha afirmado.

   Por otro lado, el presidente de la AEB ha defendido un modelo de crecimiento sin "grandes mejoras aparentes" pero tampoco "con crisis tan intensas" como la actual. "Tenemos que valorar más la estabilidad y plantearnos que es mejor crecer menos, pero hacerlo de manera más constante en el tiempo", ha indicado.