Fernández Ordóñez: "El SIP fue una idea ingeniosa, ha funcionado y Bankia ha acabado bien"

Publicado 25/03/2019 14:32:23CET
EUROPA PRESS

Afirma que al Banco de España no le hubiera importado mantener a Rodrigo Rato como presidente "sin atribuciones"

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

El exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha asegurado que la forma de integración de las siete cajas que dieron lugar a Bankia mediante el Sistema Institucional de Protección (SIP) fue una idea "ingeniosa, ha funcionado y finalmente la entidad ha acabado bien".

Así lo ha indicado Fernández Ordóñez en calidad de testigo en el juicio que investiga la salida a Bolsa de Bankia en julio de 2011 y que se celebra en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid).

Fernández Ordóñez ha subrayado el hecho de que no se haya deshecho "ni un solo" SIP desde entonces y que actualmente Bankia vaya "bien". Tal y como ha explicado, esta integración no respondía exactamente a una fusión normal, ya que las siete cajas que se fusionaron no desaparecieron.

De igual forma, el exgobernador de la autoridad monetaria ha remarcado que las condiciones para poder hacer un SIP "de seriedad" son "numerosísimas". "De simples nada", ha apostillado. Según ha testificado ante la sección cuarta de la sala de lo penal, los requerimientos son "muchos", ya que se tienen que tener todas las cuentas auditadas, realizar 'due dilligences' o contar con al menos dos consultoras.

No obstante, sí que ha reconocido que uno de los principales problemas de las cajas era el de tener a políticos en la dirección y no contar con profesionales, aunque un principio el Banco de España así no lo considero. "Se pensó que los directivos que iban a formar Bankia podían hacer razonablemente bien el tema", ha dicho.

"Había un problema de gobernanza en las cajas", ha admitido, apuntando a la "falta de profesionalización". "Había más intereses en seguir estando cobrando. Si luego caía -el banco--, ya veremos", ha criticado Fernández Ordóñez, refiriéndose a la forma de gestionar de los directivos de las cajas.

En opinión del exgobernador del Banco de España, José Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de Bankia, era el profesional idóneo, aunque al supervisor no le hubiera importado mantener a Rodrigo Rato como presidente "sin atribuciones".

"La supervisión tenía la visión de que Rato había hecho cosas bien en el sentido de la reestructuración, pero faltaba de alguna forma un cambio de gestión que era importante hacerlo", ha explicado, apuntando al plan con condiciones de Bankia aprobado por el Banco de España en abril de 2012, en el que se le requería un cambio de gobernanza, saneamientos y desinversiones.

Para leer más