Actualizado 01/07/2021 13:01 CET

La JERS avala levantar en octubre el veto a los dividendos de la banca si la situación no empeora

Archivo - FILED - 04 July 2011, Baden-Wuerttemberg, Karlsruhe: One euro coins will fall onto an EU flag. The European Union's gross domestic product shrank 3.5 per cent in the first three months of the year, according to a first estimate from Eurostat, wh
Archivo - FILED - 04 July 2011, Baden-Wuerttemberg, Karlsruhe: One euro coins will fall onto an EU flag. The European Union's gross domestic product shrank 3.5 per cent in the first three months of the year, according to a first estimate from Eurostat, wh - picture alliance / Uli Deck/dpa - Archivo

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Consejo General de la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS) señaló en su último encuentro que la mejora de las perspectivas económicas podría permitir que la recomendación sobre la limitación de las distribuciones de capital durante la pandemia del supervisor macroprudencial del sistema financiero de la Unión Europea "expire al final de septiembre de 2021" si las condiciones económicas y en el sector financiero no se deterioran de manera sustancial.

En su análisis, el organismo liderado por Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE), destacó que la mejoría de las perspectivas económicas ha reducido la probabilidad de materialización de los escenarios severos y el riesgo de contagio de la crisis de la Covid-19 al sistema financiero.

De este modo, la dirección del supervisor, que volverá a analizar la cuestión en su reunión del 23 de septiembre de 2021, considera que las autoridades competentes deberán valorar, a nivel de cada entidad
financiera, si las distribuciones se realizan con suficiente prudencia, teniendo en cuenta la situación específica de cada entidad y el entorno económico en el que opera.

En su evaluación, la junta subrayó que la recuperación sigue dependiendo del mantenimiento de las medidas de apoyo monetarias y fiscales, que hasta ahora han contribuido a evitar un aumento considerable de las insolvencias.

En este sentido, señaló que los posibles efectos de contagio del sector privado no financiero al sector bancario, principalmente canalizados a través del deterioro de la calidad de los activos, siguen representando un riesgo que debe vigilarse de cerca, añadiendo la relevancia de que las entidades reflejen correctamente el riesgo de crédito en su clasificación de los préstamos y en las provisiones.

Por otro lado, observó que el mayor riesgo de corrección de los precios de los activos, en un contexto de aumento de las expectativas de inflación y de los rendimientos de los bonos a largo plazo en Estados Unidos, que podrían propagarse a los mercados de renta fija europeos y afectar a las entidades financieras no bancarias con elevados riesgos de
duración, de liquidez y de crédito.

"Las cotizaciones de muchos segmentos de los mercados exceden de manera perceptible los niveles anteriores a la crisis", recordó, añadiendo que diferenciales de los bonos de firmas no financieras siguen presentando el riesgo de una corrección abrupta, sobre todo en el
segmento 'high-yield', en el que, actualmente, las primas se sitúan por debajo de los niveles previos a la crisis, pese al incremento de las vulnerabilidades.

Asimismo, la junta de la JERS también debatió las vulnerabilidades relacionadas con los mercados inmobiliarios residenciales y comerciales en la UE, señalando que, hasta el momento, los precios de los inmuebles
residenciales han mostrado capacidad de resistencia a los efectos de la pandemia gracias en parte a las medidas de apoyo implementadas, como los programas de moratorias de deuda y de protección del empleo, así
como al entorno de tipos de interés bajos.

"De hecho, en varios Estados miembros de la UE, el rápido aumento de los precios de la vivienda y del crédito hipotecario puede agudizar las vulnerabilidades existentes asociadas al endeudamiento de los hogares y a la sobrevaloración de los precios de la vivienda", advirtió.

Desde la perspectiva de la estabilidad financiera, subrayó que esta
evolución es importante porque los sistemas bancarios de varios países ya tienen exposiciones considerables y de riesgo a los mercados inmobiliarios comerciales, mientras que, de su lado, los fondos de
inversión inmobiliarios están mostrando signos de aumento de las vulnerabilidades relacionadas tanto con la liquidez como con el apalancamiento.

Contador

Para leer más