Actualizado 07/06/2020 10:37 CET

La mayoría de países de la UE desactiva los colchones anticíclicos de la banca por el coronavirus

Imagen de recurso de billetes y monedas de euros
Imagen de recurso de billetes y monedas de euros - EUROPA PRESS - Archivo

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo

Apenas cinco países continúan pidiendo más capital a sus bancos

MADRID, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un total de 26 países de la Unión Europea (UE) y del Espacio Económico Europeo (Noruega, Islandia y Liechtenstein) han decidido desactivar los colchones de capital anticíclicos, colocándolos en el 0%, con el objetivo de respaldar la capacidad de sus bancos y que puedan transitar más holgadamente en el actual contexto de crisis generado por las medidas aprobadas para contener la expansión del coronavirus.

Esta posición contrasta con la comunicada por las distintas autoridades monetarias nacionales del Viejo Continente a finales de diciembre de 2019, cuando hasta 14 países tenían pensado activar o elevar este 'buffer' en 2020, según los datos consultados por Europa Press.

En España, el organismo dirigido por Pablo Hernández de Cos decidió en su última actualización trimestral del pasado 31 de marzo mantener el colchón de capital anticíclico aplicable a las exposiciones crediticias durante el segundo trimestre de 2020 en el 0%, una decisión impulsada por la pandemia global del Covid-19.

Aunque el Banco de España vino advirtiendo en trimestres anteriores de la posibilidad de activar este colchón en 2020, consideró que la situación que ha provocado la crisis sanitaria aconseja no hacerlo, al menos, hasta que los principales efectos económicos y financieros derivados del coronavirus se hayan disipado.

El colchón antíclico es una herramienta macroprudencial a disposición de los supervisores nacionales surgida a raíz de la crisis financiera de 2008 que se combina con el resto de niveles de capital mínimo del proceso de revisión y evaluación supervisora.

Desde entonces, y dada la prociclidad del sistema financiero, las autoridades deben solicitar a sus bancos la acumulación de más capital cuando consideren que el riesgo sistémico cíclico está aumentando.

Su objetivo es el de reforzar la solvencia de las entidades para poder absorber potenciales pérdidas crediticias que se produzcan en fases recesivas del ciclo, para, de esta manera, minimizar el impacto negativo de una contracción en el flujo de financiación bancaria a la economía en 'tiempos malos'.

CINCO PAÍSES PIDEN MÁS CAPITAL

Aunque países como Bélgica o Alemania contaban con empezar a apretar el cinturón a sus bancos en términos de capital este año y otros como Dinamarca tenían pensado solicitar mayores requerimientos, finalmente han decidido dar marcha atrás e incluso desactivarlos en los caso de los que ya los mantenían activos.

Así, son solo cinco los países que mantienen el colchón activo tras el estallido de la crisis del Covid-19. Bulgaria solicita que sus entidades financieras dispongan de un colchón del 0,5% y República Checa pide un 1%. Ambos países obligaron a sus bancos a crear estos 'buffers' desde el pasado 1 de abril.

Los bancos luxemburgueses tuvieron que crear su colchón anticíclico del 0,25% el primer día del año y deben prepararse para elevarlo hasta el 0,5% el 1 de enero de 2021, según el calendario previsto y enviado a la Junta Europea de Riesgo Sistémico (ESRB, por sus siglas en inglés).

Mientras, Noruega requiere a las entidades financieras del país la creación de un 'buffer' del 1% desde el pasado 13 de marzo y Eslovaquia pide un 1,5% desde hace un mes.