26 de mayo de 2020
 
Publicado 01/04/2020 17:17:35 +02:00CET

La pandemia provoca en marzo la mayor fuga de capitales de los emergentes en toda la historia, según IIF

Vuelos cancelados en el Aeropuerto Internacional de Hong Kong
Vuelos cancelados en el Aeropuerto Internacional de Hong Kong - Keith Tsuji/SOPA Images via ZUMA / DPA

MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

La pandemia de Covid-19 ha desencadenado la mayor salida de capitales de las economías emergentes desde que existen registros y que, solo en el mes de marzo, alcanzó un récord de 83.300 millones de dólares (76.250 millones de euros), según el seguimiento realizado por el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por sus siglas en inglés).

Por su parte, los flujos de entrada de capitales hacia los mercados emergentes prácticamente se interrumpieron, con una lectura de apenas de 200 millones de dólares (183 millones de euros) en febrero.

Según las estimaciones de esta asociación global de la industria financiera, que cuenta con más de 450 miembros en más de 70 países, la fuga de capitales de no residentes registrada en marzo en las economías emergentes supera con creces otros episodios de nerviosismo en los mercados como los de la crisis financiera o los registrados en 2015 por los temores a una devaluación en China.

"Marzo de 2020 ha sido el peor mes del que existen registros para los flujos de capitales de no residentes a los mercados emergentes", ha indicado Jonathan Fortun, economista del Departamento de Macroeconomía Global del IIF y uno de los autores del informe.

El estudio señala que, si bien este "colapso" de los flujos tanto en renta variable como en deuda a causa del Covid-19 fue percibido en un primer momento en China, donde posteriormente se ha contenido, la propagación de la pandemia en las últimas semanas ha sacudido los mercados, provocando un 'shock' más severo para las economías emergentes que la crisis financiera.

La salida de capitales desde la deuda de emergentes ha alcanzado en el mes de marzo os 31.000 millones de dólares (28.375 millones de euros), la segunda mayor fuga en términos mensuales, solo por detrás de la ocurrida en octubre de 2008, después de la quiebra de Lehman Brothers, mientras que en el caso de la renta variable, las salidas desde China alcanzaron los 12.300 millones de dólares (11.260 millones de euros) y los fujos hacia el resto de emergentes registraron una retroceso de 40.100 millones de dólares (36.710 millones de euros).

El continente asiático experimentó en marzo la mayor salida de capitales de su deuda, con la fuga de 19.500 millones de dólares (17.854 millones de euros), frente a la entrada de 4.500 millones de dólares (4.120 millones de euros) en febrero, mientras que también lioderó la salida de capitales en la renta variable, con un dato negativo de 35.900 millones de dólares (32.859 millones de euros), frente a la salida de 5.500 millones de dólares 85.034 millones de euros) en febrero.

"Todo apunta a un frenazo de los mercados emergentes debido a la combinación de incertidumbre sobre la propagación de Covid-19 y grandes sacudidas financieras y en el precio del petróleo", advierte la asociación.