Portugal refuerza en casi 2.000 millones el capital de Novo Banco a expensas de los bonistas senior

Actualizado 30/12/2015 12:23:22 CET

LISBOA, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

Novo Banco, la entidad que aglutina los activos saneados tras el rescate de Banco Espírito Santo (BES), ha visto reforzado su capital en casi 2.000 millones de euros después de que el Banco de Portugal haya decidido tranferir de vuelta a BES la responsabilidad por las obligaciones no subordinadas emitidas por este, lo que ha permitido al 'banco bueno' alcanzar una ratio de capital básico CET1 del 13%.

En concreto, el Banco de Portugal, actuando como Autoridad de Resolución de Portugal, ha sacado del balance de Novo Banco una serie de obligaciones de deuda senior que había sido colocada entre inversores institucionales traspasándolas de vuelta a BES, entidad emisora de los títulos y que tras su rescate hace las veces de 'banco malo'.

Según 'Jornal de Negocios', la transferencia afecta a cinco emisiones de deuda denominada en euros con vencimiento en 2016, 2017, 2018, 2019 y 2024, que fueron colocadas entre inversores institucionales (bancos y fondos de inversión) que debían realizar una compra mínima de 100 millones de euros y que ahora se arriesgan a no recuperar completamente sus inversiones, ya que la responsabilidad de los reembolsos corre de nuevo a cargo de BES.

"En virtud de esta transferencia de vuelta, Novo Banco ya no será responsable de los bonos mencionados, que pasarán a formar parte del balance de BES", destacó el banco en un comunicado.

Asimismo, la entidad aseguró que esta transferencia representa "el último y definitivo cambio en el perímetro de activos, obligaciones y activos fuera de balance bajo gestión transferidos a Novo Banco", lo que evitará nuevos traspasos adicionales o que nuevos activos de BES sean incluidos en el balance de Novo Banco.

El Banco de Portugal decidió el pasado mes de septiembre suspender el proceso de venta de Novo Banco ante la celebración de las elecciones legislativas en Portugal, que tuvieron lugar el pasado 4 de octubre, y la falta de acuerdo en las negociaciones mantenidas con la china Fosun International y la estadounidense Apollo, cuyas ofertas quedaban muy por debajo de los 4.900 millones invertidos en el rescate de la entidad lusa.

En el momento de la intervención de BES, durante agosto de 2014, las autoridades portuguesas se comprometieron a vender Novo Banco en 24 meses (agosto de 2016). La Comisión Europea advirtió a Portugal de que en caso de no cumplir este plazo, Novo Banco podría ver revocada su licencia.

Para leer más