Rato asegura que la salida a Bolsa de Bankia fue una decisión legal y no empresarial

Actualizado 09/01/2019 10:59:58 CET
Arranca el juicio por la salida a bolsa de Bankia en la Audiencia Nacional
Pool - Archivo

Asegura que Banco de España y Gobierno eran "totalmente partidarios" de la operación

SAN FERNANDO DE HENARES (MADRID), 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de Bankia Rodrigo Rato ha defendido que la salida a Bolsa de Bankia fue una decisión legal y no empresarial, y que tanto Banco de España como el Gobierno eran "totalmente partidarios" de que Bankia saliese a Bolsa en julio de 2011 para cumplir con las exigencias de capital que se le requerían.

Así lo ha indicado durante su comparecencia por el juicio de la salida a Bolsa de Bankia, que se ha reanudado este martes en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid), en la que ha respondido a las preguntas de la Fiscalía.

Bankia fue creada en enero de 2011 tras la segregación de activos de BFA: a Bankia se aportó lo mejor del negocio financiero de las cajas y los activos de mejor calidad, quedando en BFA los más problemáticos, como el riesgo con promotores o los terrenos adjudicados, además de las participaciones en empresas cotizadas como Mapfre e Iberdrola y una cartera de instrumentos de deuda española.

Por la ley de febrero de 2011, se exigió a las cajas unos requerimientos de capital del 10%, que bajaba al 8% si la entidad salía a Bolsa, por lo que el consejo de administración tenía tres opciones: pedir más capital al FROB, buscar un inversor privado o salir a Bolsa.

El Banco de España aprobó la salida a Bolsa pero introdujo como precaución que, de no encontrarse inversores privados con la salida a Bolsa, exigiría a la entidad un plan de recapitalización. La fiscal Carmen Launa ha preguntado a Rato si apreció alguna reticencia del supervisor relativa a la salida a Bolsa y si este podía haber preferido que la entidad optase por el plan de recapitalización, a lo que Rato ha respondido tajante: "Cero. Banco de España y Gobierno eran totalmente partidarios de la salida a Bolsa".

Además, Rato ha defendido que la operación respondía a requerimientos legales, no a intereses empresariales. "Ni el sistema institucional de protección (SIP) ni la salida a Bolsa fueron decisiones empresariales, fueron decisiones legales aprobadas en rango de ley por el supervisor. Nosotros las ejecutamos profesionalmente", ha apostillado.

Respecto a la segregación de activos --los más atractivos para Bankia y los menos, para BFA--, Rato ha explicado que existe una teoría que defiende que si uno quiere ofrecer a inversores algo en Bolsa, es mejor que sea un negocio "muy claro y concreto", en este caso el negocio bancario.

"Que tuviéramos participaciones en energéticas, hoteleras o entidades de alimentación no iba a ser valorado por el inversor, les interesaba el negocio bancario. Vender activos que el mercado no va a valorar es estéril", ha señalado Rato.

En cuanto a la opción de encontrar un inversor individual que aportase el capital que Bankia necesitaba, el expresidente de la entidad ha apuntado que el mercado europeo y los plazos con los que jugaban dificultaban esta opción, aunque sí ha reconocido que mantuvo reuniones con dos bancos internacionales. "Era una posibilidad que no abandonamos nunca, pero no vino nadie que nos diera suficiente confianza para avanzar y no hubo ninguna oferta solvente", ha señalado.

AGUJERO CONTABLE EN TODA LA BANCA

Rodrigo Rato ha finalizado su intervención de hoy recordando la declaración del expresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) Julio Segura en el Congreso de los Diputados el 9 de enero de 2018, en la que aseguró que "nadie conocía que Bankia tuviera problemas especiales (...) y todo el segmento profesional consideraba como precio objetivo 4,10 euros y no los 3,75 euros a los que salió a Bolsa".

En este sentido, ha reconocido que la entidad sufrió una depreciación intensa, pero ha recordado que durante los primeros siete meses de cotización, la acción se comportó mejor que el Ibex 35 y el índice S&P. Sobre el descuento entre el valor en libros y la cotización, ha apuntado que ningún banco español cotiza actualmente a su valor en libros desde hace mucho tiempo. "Si equiparásemos el valor en libros a cotización como un agujero contable, toda la banca española y el 50% de la europea tendría un agujero contable", ha asegurado.

El juicio continuará este miércoles por la mañana en una sesión en la que Rato deberá continuar respondiendo a las preguntas de la Fiscalía, para después someterse al interrogatorio del FROB y de su propio abogado. Será a partir de la semana que viene cuando las sesiones --que se celebrarán todos los lunes, martes y miércoles hasta junio-- se desarrollarán tanto en horario de mañana como de tarde.