Swedbank recorta su política de dividendos tras el escándalo de lavado de dinero en el Báltico

Publicado 17/07/2019 9:47:29CET

ESTOCOLMO, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

El banco sueco Swedbank, uno de los mayores de los países escandinavos, ha rebajado su ratio de 'pay out' al 50% del beneficio anual desde el 75% con el objetivo de reforzar la capitalización de la entidad, que se ha visto salpicada por un escándalo de lavado de dinero en los países bálticos.

"La junta directiva del banco ha decidido cambiar la política de dividendos desde el 75% de 'pay out' al 50% del beneficio anual con el fin de reforzar la posición de capital del banco", indicó la entidad en un comunicado.

El importe del dividendo será fijado anualmente en función de los objetivos de capital de la entidad y de la perspectiva de crecimiento en los mercados locales del banco.

Swedbank explicó que esta decisión se explica por las exigencias de un mayor colchón contracíclico en Suecia, el continuo crecimiento de los volúmenes de préstamo y la incertidumbre respecto de los esfuerzos del banco en la lucha contra el blanqueo de capitales.

El banco más antiguo de Suecia, cuyos orígenes se remontan a 1820, registró un beneficio neto atribuido de 10.606 millones de coronas (1.007 millones de euros) en los seis primeros meses del año, lo que representa un descenso del 4% respecto de su resultado de la primera mitad de 2018.

Los ingresos de Swedbank entre enero y junio alcanzaron los 22.778 millones de coronas (2.163 millones de euros), un 1,6% por encima del dato del año anterior, con un crecimiento del 4% de los ingresos por intereses netos, mientras que los ingresos por comisiones disminuyeron un 1%.

En el segundo trimestre, Swedbank obtuvo un beneficio neto atribuido de 5.336 millones de coronas (507 millones de euros), un 11,3% menos que en el mismo periodo de 2018, mientras que sus ingresos cayeron un 2,7%, hasta 11.416 millones de coronas (1.084 millones de euros).

Un programa de la televisión pública sueca SVT acusó el pasado mes de febrero a Swedbank de haber permitido que medio centenar de clientes realizaran transacciones de hasta 40.000 millones de coronas suecas (3.779 millones de euros) entre 2007 y 2015 hacia cuentas de la filial estonia de Danske Bank. El banco danés informó el año pasado de que estaba investigando transacciones por valor de 200.000 millones de euros en su filial en el país báltico.

Como consecuencia de este escándalo, el pasado mes de marzo el consejo de administración de Swedbank despidió a la hasta entonces presidenta y consejera delegada del banco, Birgitte Bonnensen, mientras que unos días después, a principios de abril, Lars Idermark, presidente del consejo de administración de Swedbank, presentó su renuncia al cargo, que ocupaba desde 2016.