Actualizado 17/03/2009 19:41 CET

Economía/Fiscal.- La derecha francesa lanza las primeras críticas al emblemático 'escudo fiscal' implantado por Sarkozy

PARIS, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

La crisis económica y el debate abierto en Francia sobre la igualdad social han provocado las primeras críticas en el seno de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) dirigidas contra una emblemática medida fiscal adoptada por el presidente Nicolas Sarkozy en junio de 2007, al inicio de su mandato.

El llamado 'escudo fiscal' que limita el total de impuestos directos al 50% de los ingresos del contribuyente entró en vigor en enero de 2008 y el Ministerio de Economía ofreció ayer los primeros resultados de su aplicación.

Hasta la fecha se han beneficiado un total de 14.000 franceses por un valor de 458 millones de euros y dos tercios de los beneficiarios tienen unos ingresos fiscales de referencia inferiores a los 13.000 euros y son en su mayoría familias modestas.

Pero el problema se plantea con el tercio restante formado por contribuyentes que tienen un importante patrimonio y altos ingresos y que, gracias al 'escudo', son casi inmunes a las subidas de impuestos o a las contribuciones sociales futuras, pese a tener una fuerte capacidad contributiva.

Este mecanismo perverso, denunciado desde el principio por la izquierda, no sólo amenaza con complicar la tarea del Gobierno en un momento en el que busca nuevas fuentes de ingreso para reducir el elevado déficit prespuestario de Francia, sino que empieza a molestar a algunos diputados de la derecha que reclaman una mayor justicia fiscal y social.

Entre las voces que hoy se han sumado al coro que piden eliminar esta medida figura la del ex primer ministro y rival de Sarkozy, Dominique de Villepin, que consideró que en este periodo de crisis se necesita un "gesto muy fuerte de justicia social". "Hace falta que los esfuerzos se repartan de igual manera y hace falta, por supuesto, que los que tienen más den ejemplo. Sería bueno ir en esta dirección", dijo el ex primer ministro en France Info.

Mientras, el diputado de la UMP René Couanau anunció que presentará mañana miércoles una enmienda en la Asamblea nacional proponiendo la suspensión del 'escudo fiscal', al que calificó de "una especie de símbolo de la iniquidad fiscal".

Esta sensación es compartida por el Nuevo Centro y por supuesto por el Partido Socialista, que se felicitó especialmente de que Villepin se una a sus reivindicaciones sobre el 'escudo' que los socialistas quieren eliminar desde el momento mismo de su adopción.

"Sabemos muy bien que la rebaja de impuestos a los más ricos no acarrea ni imaginación ni eficacia sino que permite a algunos tener un poco más", comentó la primera secretaria de los socialistas franceses, Martine Aubry.

FUGA DE CAPITALES.

Ante la creciente ola de críticas, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, dejó claro que cuestionar el llamado 'escudo' fiscal sería un "gran error" porque se correría el riesgo de una fuga de capitales. "Francia tiene que recibir inversiones, mantener las unidades de producción y no hacer huir a todas las personas que tienen dinero para gastar", alegó.

Además, recordó que no fue elegido presidente de la República para "aumentar los impuestros". "Creo que fuí elegido para que nuestra Francia vaya mejor", dijo en la localidad Ornans, al noreste de Francia.