Economía.- (Ampl.) El Banco de España advierte de que si no se flexibilizan los salarios los precios seguirán al alza

Actualizado 04/03/2011 12:28:38 CET

Pide a sindicatos y patronal que apuesten por los convenios de empresa en la reforma de la negociación colectiva

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Banco de España ha advertido de que si no se flexibilizan los salarios en el actual contexto de repunte de precios, el IPC se mantendrá al alza, socavando la competitividad y reduciendo la actividad económica y la creación de empleo.

En su último 'Boletín Económico', la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez señala que la indexación de los salarios al IPC y la escasa presencia de convenios de empresa dentro del actual modelo de negociación colectiva son los principales responsables de esta "elevada" rigidez.

"En este sentido, en el contexto más reciente, caracterizado por un repunte de la inflación, que debería ser temporal, pues una parte significativa obedece al impacto de algunos incrementos impositivos y a la subida del precio del petróleo, el mantenimiento de estas pautas de determinación salarial conduciría al mantenimiento de tasas de inflación elevadas", señala.

"El grado de indiciación en la negociación colectiva es muy elevado", recalca, para precisar que esta falta de flexibilidad salarial es más patente en el caso de los trabajadores cualificados y con contrato indefinido.

El Banco de España concreta que los convenios firmados en enero incorporaron un incremento medio de los salarios del 3% para 2011, por encima de las tarifas pactadas en 2010, que aumentaron un 2,1%, una vez aplicadas las cláusulas de salvaguarda.

CON MERKEL Y CON LOS AGENTES SOCIALES.

Así, el banco emisor, que estima que la reforma laboral debería contribuir a reducir la rigidez salarial, insta también a sindicatos y empresarios a aprovechar la reforma de la negociación colectiva para "aumentar la flexibilidad salarial y reducir, de esta forma, la excesiva volatilidad del empleo".

En este sentido, la institución gobernada por Fernández Ordóñez se acerca a la propuesta de la canciller alemana, Angela Merkel, de desvincular salarios y precios y referenciarlos más a la productividad para adaptarlos a la situación económica.

Según los agentes sociales, esta cuestión está al margen de la mesa de negociación que debe acordar la reforma de la negociación colectiva antes del 19 de marzo, ya que existe sigue en vigor el Acuerdo Interconfederal para la Negociación Colectiva para el periodo 2010-2011.

En él se recomendó un incremento salarial de hasta el 1% en 2010, de entre el 1% y el 2% en 2011, y de entre el 1,5% y el 2,5% en 2012, con cláusula de revisión salarial a final del ciclo y cláusula de descuelgue (o de inaplicación) para las empresas que acrediten dificultades para hacer efectiva la subida salarial pactada.

Por otro lado, el Banco de España señala que "la negociación a escala de empresa acaba ofreciendo incrementos salariales más elevados que los negociados en el ámbito sectorial", pero matiza que "este diferencial positivo también ofrece mayor flexibilidad a las empresas para ajustar sus salarios en presencia de 'shocks' negativos".

Según recuerda, en el caso español, la negociación de los convenios colectivos se lleva a cabo, de forma predominante, en el ámbito sectorial y provincial, mientras que sólo el 10% de los trabajadores están sujetos a un convenio de empresa. Además, concreta que la negociación sectorial provincial lleva a incrementos salariales que son, en general, superiores tanto a los que se pactan a nivel sectorial nacional como a los de empresa.

Precisamente, los agentes sociales han apostado por flexibilizar la negociación colectiva a nivel de empresa y se han mostrado de acuerdo en reducir el número de convenios provinciales.

LA MODERACIÓN SALARIAL LLEGA TARDE.

La institución sugiere que, aunque queda por hacer, cualquier cambio es tan necesario como tardío. Señala que "únicamente los convenios de nueva firma presentan cierta sensibilidad a la situación del mercado laboral".

"Solo en 2010, con dos años de retraso desde el inicio de la crisis, se produjo un proceso de moderación salarial con carácter más genuino, al amparo del acuerdo firmado por los agentes sociales para el período 2010-2012 y favorecido por el entorno de menor inflación", señala.

Del mismo modo, el porcentaje de trabajadores cubiertos por cláusulas de revisión salarial alcanzó el 69% de media entre los años 2001 y 2008 y, con datos preliminares, se redujo al 64% en 2009 y al 46% en 2010.