Actualizado 14/01/2009 19:22 CET

Economía/Laboral.- El secretario de Seguridad Social explicará en el Congreso la venta de inmuebles en lugar de Corbacho

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, ha solicitado comparecer en el Congreso de los Diputados para explicar la política seguida por la Seguridad Social en las operaciones de venta de inmuebles de su patrimonio, acerca de la que el Tribunal de Cuentas ha denunciado su "falta de transparencia" en la fijación de precios.

La Diputación Permanente del Congreso rechazó esta mañana, con los votos en contra del PSOE, ERC, IU, ICV y BNG, la petición del PP para que fuera el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, quien compareciera urgentemente en la Cámara para explicar las "numerosas deficiencias" denunciadas por el Tribunal de Cuentas su informe de fiscalización de estas operaciones correspondiente a 2005.

En este sentido, el presidente del Tribunal, Manuel Núñez, presentó en diciembre ante la Cámara un informe en el que se alertaba de que los precios de venta, realizados a través de la entidad pública SEGIPSA, fueron "muy inferiores" a los precios de mercado, representando sólo un 29% de los mismos.

Granado aseguró entonces, en declaraciones a Europa Press, que el precio de venta de los inmuebles en 2005 fue "naturalmente más bajo que si las viviendas estuvieran vacías" porque el organismo ha "preferido" destinarlas a sus arrendatarios, que pagan un "precio muy módico" y tenían derecho a "todas las transmisiones legales" de herencia con una expectativa de periodos de ocupación dilatados, "antes que desahuciarlas y venderlas más caras".

DESPLOME DE LAS VENTAS "A PRECIOS DE MERCADO".

Además, señaló que durante los ejercicios posteriores, al vender las viviendas a "precios de mercado", siguiendo las instrucciones del Tribunal, el porcentaje de adjudicaciones desiertas en las subastas se elevó desde el 55,36% en 2006 al 82,28% en 2008, año en el que además se registró una caída de la recaudación de 21 millones de euros.

Por último, defendió que el precio de venta se ajustó "escrupulosamente" a la tasación, realizada por una empresa pública, SEGIPSA, porque el Tribunal de Cuentas "encontró anteriormente problemas a tasadores privados".