Publicado 31/10/2019 15:26CET

El Gobierno promete subir las pensiones un 0,9% aunque el IPC quede por debajo

La ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño, comparece ante los medios de comunicación tras la reunión del Consejo de Ministros en Moncloa, en Madrid (España), a 4 de octubre de 2019.
La ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño, comparece ante los medios de comunicación tras la reunión del Consejo de Ministros en Moncloa, en Madrid (España), a 4 de octubre de 2019. - Eduardo Parra - Europa Press

Derogará aspectos lesivos de la reforma laboral como el abuso en la subcontratación y la contratación temporal

MADRID, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno en funciones se compromete a revalorizar las pensiones públicas un 0,9% en 2020 incluso si la inflación de este año queda por debajo de dicho porcentaje, tal y como sucedió el año pasado, si revalida su mandato tras el 10 de noviembre, así como a derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral, como los abusos en subcontratación y contratación temporal y a estudiar con los agentes sociales la implantación de la 'mochila austriaca'.

Así lo ha señalado la ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño, en una entrevista en La Sexta, recogida por Europa Press, en la que ha asegurado que las pensiones se revalorizarán conforme a lo comprometido con los pensionistas, consistente en un aumento del 0,9% en 2020, tal y como trasladó el Ejecutivo a Bruselas en el plan presupuestario.

Calviño ha recordado que el año pasado ya sucedió una situación similar al quedar el IPC por debajo de lo previsto, por lo que se cumplió el compromiso y se aprobó una subida adicional en enero para compensar dicho decalaje entre la previsión y la inflación finalmente registrada.

En este sentido, ha afirmado que el Gobierno trabajará para proteger el mantenimiento de la capacidad adquisitiva de los pensionistas, si bien ha recordado que ya han recuperado prácticamente la capacidad perdida en los últimos años con las últimas revalorizaciones.

A su juicio, hay que proteger las pensiones y revalorizarlas con arreglo al IPC, pero también trabajar para dar "seguridad y estabilidad" a las mismas y garantizar que sean "dignas" y mantenga su poder adquisitivo en los próximos años y de cara al futuro.

ASPECTOS LESIVOS DE LA REFORMA LABORAL

En cuanto al compromiso del PSOE de derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012 en el primer año de legislatura, Calviño cree que hay "dos o tres elementos" de la reforma en los que puede haber "bastante acuerdo" entre empresarios y sindicatos, como son los referidos al abuso en subcontrataciones y el abuso en las formas contractuales.

En concreto, se legislará para atajar la extensión de contratos temporales sin responder a una verdadera necesidad. "No debería ser difícil tener un amplio espectro de políticos que estén de acuerdo", ha añadido.

En cualquier caso, ha indicado que revertir por completo la reforma "no va a resolver los retos que hay por delante", por lo que ha marcado la necesidad de abordar un Estatuto de los Trabajadores del siglo XXI para proceder a la adecuación a la nueva realidad, marcada por la robotización, el aumento del peso de la mujer o las exigencias de equilibrio entre la vida privada y la profesional.

La ministra en funciones también ha abogado por explorar opciones para reducir la dualidad y los problemas estructurales del mercado laboral, lo que pasará por abrir a debate con los representantes sociales la posible implantación de la 'mochila austriaca', o un instrumento similar, que sería abonado por los empresarios, ya que tan "buenos resultados" ha dado en Austria.

También ve necesario mejorar la productividad y la formación para que puedan subir más los salarios y se ha mostrado cauta sobre los posibles aumentos del Salario Mínimo, tras el salto "muy importante" del 22% este año, hasta los 900 euros mensuales, que ha aumentado los ingresos de la Seguridad Social y ha revertido las pérdidas de ejercicios previos.

Según Calviño, el objetivo es alinear a España con los niveles europeos, tras haberse situado en la media de la OCDE, y alcanzar el 60% del salario medio, lo que supone unos 1.200 euros, eso sí, acompasado con aumentos de la productividad para asegurar que se sigue generando empleo.

Para leer más