Actualizado 22/03/2017 20:10 CET

El PSOE no da futuro al método del PP de revalorizar las pensiones: "Ningún gobierno podrá sostenerlo"

Luis De Guindos Y Valeriano Gómez
EUROPA PRESS

Según Valeriano Gómez, si el Gobierno Zapatero hubiera prescindido del IPC para las pensiones, les habrían echado "a gorrazos"

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

El PSOE cree que la revalorización de las pensiones aprobada en la reforma de 2013 del Gobierno del Partido Popular tiene sus días contados y está convencido de que "no va a haber gobierno democrático capaz de sostener una devaluación así".

Así se ha pronunciado el exministro socialista de Trabajo Valeriano Gómez, que ha anunciado que la presión ante la pérdida de valor de las pensiones "va a ser muy fuerte". "Ha bastado con que se retorne a una situación de normalidad económica y de precios para que la presión política sea absolutamente insostenible", ha aseverado, instando a "convertirla en la más corta de la democracia".

Gómez ha asegurado que sin la derogación de esta reforma no podrá haber un acuerdo con el PP, aunque ha dicho que, para alcanzarlo "el Gobierno tiene que convencerse" de que es posible. "Tendrá nuestro apoyo. No miraremos mucho el contenido, nos basta que lo hagan los interlocutores sociales", ha aseverado, matizando, eso sí, que lo que le llegan de las conversaciones "no son buenas noticias".

El titular de Trabajo entre octubre de 2010 y diciembre de 2011 bajo la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero ha señalado que España es el único país de Europa, junto a Lituania, que no vincula la evolución de sus pensiones ni a los precios ni a los salarios.

MEJOR ELIMINAR BONIFICACIONES A LAS CUOTAS

En este sentido, ha dicho que, para aquellos que defienden que no es posible volver a un régimen 'indexado' a los precios, ha recordado que otros países revalorizan sus pensiones por encima de la inflación. Además, ha asegurado que es perfectamente posible: "Bastaría con eliminar las bonificaciones a las cuotas de la Seguridad Social".

Gómez, que fue portavoz de Economía de Alfredo Pérez Rubalcaba, ha realizado estas valoraciones durante unas jornadas celebradas en el Congreso sobre la sostenibilidad de las pensiones, en las que ha estado acompañado por varios diputados y el exsecretario general de Seguridad Social bajo los gobiernos socialistas entre 2004 y 2011, Octavio Granado.

Granado ha criticado el vaciamiento del Fondo de Reserva de la Seguridad Social --llegó a ser el quinto más nutrido de Europa, ha dicho-- por parte del Gobierno del PP, pues cree que se debe, no a la coyuntura económica, sino a decisiones políticas, de los que responden 25.000 millones de euros. "A nosotros nos habrían echado a gorrazos", ha dicho Granado sobre la más que segura desaparición del fondo.

En este sentido, ha animado a los hoy diputados a que, si aprueban gasto en pensiones, "que dediquen cada euro que gastan en otro para devolver al sistema", que hoy ingresa menos, ha dicho, por la devaluación salarial que ha producido la reforma laboral. Por ello, ha sugerido la búsqueda de otras fuentes de financiación.

En la misma línea se ha pronunciado Fidel Ferreras, que fue director del Instituto de la Seguridad Social bajo gobiernos socialistas de Zapatero y Felipe González, que no bastará con los ingresos derivados del trabajo para financiar las pensiones en Europa.

Asimismo, Ferreras ha advertido de las comparaciones entre diferentes países del mundo para presionar hacia una rebaja sustancial en el gasto social en Europea y ha cargado contra las cuentas nocionales, descartadas en otros países, como Alemania, pues suponían una rebaja de casi una quinta parte del valor de las pensiones.

UN PASTEL DE 85.000 MILLONES

Los antiguos cargos socialistas han estado presentados por varios diputados, entre ellos el secretario general del PSOE en el Congreso, Miguel Ángel Heredia, y la portavoz de los socialistas en el Pacto de Toledo, Mercè Perea, que ha advertido de los riesgos que puede suponer para el sistema comenzar a sacar pensiones del sistema de la Seguridad Social.

Para Perea, no es coincidencia que las pensiones de viudedad y orfandad, propuestas a financiar desde los Presupuestos Generales, supongan 20.000 millones, algo más de los 19.000 millones de déficit que acumula el sistema público. La diputada cree que se busca ir desligando las prestaciones para dejar "un pastel de 85.000 millones de euros al albur de los fondos privados".

Para leer más