Las cláusulas suelo tardarán varias décadas en resolverse judicialmente, advierte Navas & Cusí

JUAN IGNACIO NAVAS MARQUÉS
NAVAS & CUSÍ
Publicado 21/12/2018 13:01:23CET

MADRID, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

Navas & Cusí ha advertido de que las cláusulas suelo tardarán varias décadas en resolverse judicialmente por el colapso de los juzgados especiales, por lo que plantea establecer penas severas a los bancos que recurran sin base jurídica con el objetivo de retrasar la condena.

Según ha informado el bufete especializado en derecho bancario, solo el juzgado de cláusula suelo de Madrid tiene 63.000 casos pendientes, y sus ocho magistrados están resolviendo a un ritmo de 100 sentencias mensuales, lo que equivaldría a 8.000 sentencias anuales, por lo que al ritmo actual tardaría casi ocho años en resolver la actual carga de trabajo.

A nivel general, en 2017 se presentaron 145.000 casos para los 54 juzgados, a los que hay sumar las demandas presentadas en el 2018. Según el informe de la Comisión Nacional de Estadística Judicial, en 2017 se resolvieron 9.000 casos. "Es imposible resolver esta avalancha de demandas en un plazo razonable", ha advertido el socio director de Navas & Cusí, Juan Ignacio Navas.

A esos ocho años de espera para la primera instancia hay que sumar el plazo de apelación. Actualmente la sección 28 de la Audiencia Provincial de Madrid acumula 7.500 casos y al ritmo actual tardaría casi 10 años en resolverlos.

Juan Ignacio Navas también ha afirmado que el compromiso del Consejo General del Poder Judicial de elaborar un estudio "exhaustivo" de las zonas con menor tasa de resolución y reforzar las audiencias provinciales es "claramente insuficiente".

"Cada día llegan tantos recursos como los que un juez puede resolver en un mes (40-50 diarias) y no es descartable que la cifra de casos recurridos se duplique", ha alertado.

En este contexto, ha propuesto implantar una mediación obligatoria como ocurre en el ámbito laboral, que evitaría llegar a juicio en muchos casos y agilizaría la instrucción en el resto. Asimismo, ha planteado establecer "penas severísimas para aquellos bancos que recurran sin base jurídica con el único objetivo de colapsar el sistema judicial, comprar tiempo y retrasar la condena".