Actualizado 26/04/2007 20:58 CET

Economía/Legal.- La Audiencia Nacional revisará mañana la sentencia que archivó el caso de las cuentas secretas del BBV

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional revisará mañana la sentencia del pasado 12 de marzo que archivó el caso de las 'cuentas secretas' del BBV exculpando de un presunto delito societario por falseamiento continuado de las cuentas anuales al ex presidente del banco Emilio Ybarra y a otros cuatro directivos.

El Ministerio Fiscal, que ejercía como única parte acusadora, interpuso el recurso de apelación al dictamen emitido por el Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional presidido por el juez José María Vázquez Honrubia.

El tribunal estimó las cuestiones previas formuladas por la defensa del BBVA, que exigían el archivo de la causa al no existir perjudicados, no haber causado perjuicio económico alguno a la entidad ni a las cuentas del Estado por un posible fraude a la Hacienda pública.

El texto del fallo calificó la demanda de la Fiscalía Anticorrupción de "técnica y jurídicamente imposible" debido a la inexistencia de perjudicados por el mantenimiento de las cuentas secretas en los paraísos fiscales de la Isla de Jersey y Liechtenstein que no causaron "daño económico valorable".

El Ministerio Fiscal solicitaba para Ybarra dos años y medio de cárcel y multa de diez meses con cuota diaria de 250 euros, tres años de cárcel y multa de doce meses con cuota diaria de 250 euros para el ex consejero delegado Pedro Luis Uriarte Santamarina, el ex vicepresidente José Domingo Ampuero y el ex consejero Gervasio Collar, así como dos años y diez meses de prisión con cuota de 250 euros para Luis Javier Bastida, ex director general financiero de BBV.

La Fiscalía acusó a los directivos de BBV de un presunto delito continuado de falseamiento de cuentas anuales, iniciado en 1987, cuando el Banco de Vizcaya decidió abrir unas cuentas por valor de 224 millones de euros en la Isla de Jersey destinadas a financiar la recompra de acciones del banco que habían caído en manos del grupo kuwaití KIO a través de su filial española Torras Hostench.

Estas cuentas se utilizaron posteriormente para realizar operaciones de ingeniería financiera que no quedaron registradas en las cuentas anuales del banco. Después de la fusión con Argentaria en octubre de 1999 que dio lugar al BBVA y a la copresidencia de Ybarra y Francisco González se procedió a la regularización de los activos extracontables de la entidad.

Ybarra ordenó la disolución de las sociedades y el reintegro de los fondos, una operación que se fraguó entre enero y febrero de 2001 y que se contabilizó como beneficios de 37.427 millones de pesetas en el balance del año 2000. Los dos presidentes le comunicaron al Banco de España la regularización y se abrió el correspondiente expediente archivador.