La AIReF reclama un plan "a medio plazo" para revertir el aumento de la deuda pública

Actualizado 13/04/2016 18:55:03 CET
José Luis Escrivá
CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, ha reclamado este miércoles un plan "a medio plazo" para revertir el aumento de la deuda pública, que ha subido 65 puntos porcentuales en los últimos ejercicios, y advierte de que podría llevar 20 años volver a situarla en el 60% del PIB.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, Escrivá ha señalado que el "intenso" esfuerzo de reducción del déficit público realizado desde 2010 "no ha impedido" un aumento de la deuda de 65 puntos del PIB, hasta rozar el 100%.

Un incremento que ha achacado a la "debilidad cíclica" de la economía durante este periodo por la baja inflación (21 puntos), la debilidad estructural de las cuentas públicas "que estaban escondidas" (25 puntos), al aumento del coste de la deuda (8 puntos), a las ayudas a la banca (7 puntos) y a las ayudas a otros estados de la UE (4 puntos).

"Así que la crisis explica aproximadamente la mitad del aumento de la deuda, lo que refuerza la necesidad de un plan a medio plazo para revertir esta evolución, hasta alcanzar un superávit primario que permita conseguir el objetivo comunitario (de situar la deuda en el 60% del PIB)", ha indicado.

DIEZ AÑOS MÁS PARA ALGUNAS COMUNIDADES

Una meta que "podría llevar dos décadas" si se mantiene la actual evolución de los tipos de interés, según el presidente de la AIReF, que advierte en cualquier caso de las "incertidumbres considerables" que persisten para los próximos ejercicios y que podrían dificultar aún más este camino.

De hecho, Escrivá también ha subrayado que las diferentes administraciones públicas, e incluso las comunidades autónomas, parten de situaciones tan "heterogéneas" que para algunas regiones el objetivo de deuda del 60% del PIB podría llevar "una década adicional".

En cualquier caso, Escrivá cree que ante la "aguda" crisis que acabamos de afrontar era normal que el endeudamiento público creciera "mucho", pero "lo más probable" a partir de ahora es que se siga una senda decreciente a un ritmo "suficiente" en los próximos años, por lo que "no hay que alarmar".

Y es que pese a posibles contingencias negativas, el escenario más plausible es que los tipos de interés se mantengan en niveles "extraordinariamente bajos" en los próximos años, lo que beneficiará a España si es capaz de resultar "creíble" en su compromiso a medio plazo con la estabilidad presupuestaria y la consolidación fiscal.

"Nuestro déficit de credibilidad no está en el nivel de deuda 'per se' sino en que no hay la convicción suficiente de que, llegado el caso, tendremos los instrumentos para reconducir situaciones complicadas", ha insistido, indicando que el reto de España es, por tanto, "convencer de que hay un plan creíble y consistente, que genera consenso, de convergencia en un cierto nivel de déficit que permita reducir de forma consistente y sostenida la deuda".

¿SALDRÁN NUEVAS FACTURAS OCULTAS?

Por otra parte, el responsable de la AIReF ha reconocido que existen aún "ciertas incertidumbres" sobre las facturas definitivas que achacar a déficit público vinculadas con el rescate financiero, aunque considera que "el grueso" ya ha salido a la luz.

En cualquier caso, ha indicado que la Autoridad está ya recabando información de diferentes instituciones --incluidos el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD)-- para realizar un estudio sobre los pasivos contingentes adicionales que puedan incrementar la cifra de deuda pública.

No obstante, también ha defendido que era "absolutamente crucial resolver la situación" del sistema bancario para que pudiera cumplir con sus funciones de concesión de crédito y de transmisor de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) para conseguir salir de la crisis.