Publicado 05/10/2018 14:37CET

Calviño afirma que la economía española mantiene un crecimiento "robusto", con un perfil de desaceleración

Rueda de prensa tras el Consejo de Ministros
Marta Fernández Jara - Europa Press

Dice que la CE y el FMI respetan las subidas de impuestos anunciadas por España, siempre que se cumpla con la disciplina fiscal

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, ha destacado este viernes que la economía española mantiene un crecimiento "robusto", que se va ir "paulatinamente moderando" hacia la tasa de crecimiento potencial del PIB, y ha añadido que el Gobierno sigue con "mucha atención" los riesgos.

Al término de la reunión del Consejo de Ministros, la titular de Economía, que hizo un repaso de la evolución de la economía española, citó entre los posibles riesgos, la evolución de los precios de la energía, el cambio de signo de la política monetaria en Estados Unidos y Europa, la ralentización de los mercados internacionales, las tensiones financieras en algunos países emergentes o el Brexit.

Pese a estos riesgos, Calviño indicó que de acuerdo con las previsiones económicas tanto de los organismos internacionales como nacionales, la economía española crecerá este año entre el 2,8% y el 2,6%, y en 2019 entre el 2,2% y el 2,5%, por lo que mantendrá un tono "fuerte" dentro de la fase "positiva" del ciclo económico, que va moderándose paulatinamente desde 2015.

En este sentido, apeló al documento del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la economía española publicado esta semana, y destacó las palabras del organismo acerca de que España mantiene un "tono fuerte en un ciclo económico que está llegando a su madurez", así como que el objetivo de déficit de 2019, del 1,8%, es "crucial y adecuado".

HAY CONFIANZA EN ESPAÑA

Según Calviño, hay "confianza" en los fundamentos del crecimiento del país y simplemente se está produciendo una "cierta moderación ya prevista anteriormente" desde el punto máximo del ciclo económico en 2015. "Esta moderación no es exclusiva de nuestro país y se espera una cierta ralentización en nuestros principales mercados de exportación, en el crecimiento de la zona euro", añadió Calviño, tras afirmar que la tasa de crecimiento sigue siendo "muy notable" y está por encima de la media de la Eurozona.

La titular de Economía hizo un repaso de los indicadores macroeconómicos conocidos a lo largo de esta semana, y destacó los "positivos" datos de turismo hasta agosto, las afiliaciones y el paro de septiembre, el comercio al por menor en agosto o la producción industrial del tercer trimestre.

Frente a estos datos "claramente positivos", la ministra apuntó que hay otros "menos positivos", como por ejemplo la desaceleración de las exportaciones, la moderación del consumo de los hogares o del sector servicios, o el indicador de confianza del consumidor, que bajó en septiembre respecto al mes de agosto.

"Es decir, hay indicadores recientes, algunos son más positivos y otros menos positivos, pero no ponen en cuestión las tendencias económicas de los analistas nacionales e internacionales para nuestra economía", subrayó la ministra, que indicó que todos los datos se están evaluando de cara a la actualización del cuadro macro que acompañará a los Presupuestos de 2019.

La ministra afirmó que España no es más inmune que el resto de los países a la desaceleración económica, pero resaltó que los bases del crecimiento español son "sólidas" por el "buen" comportamiento de la demanda interna, la evolución "razonablemente positiva" del consumo y la "muy razonable" inversión.

CUIDADO CON GENERAR EXPECTATIVAS NEGATIVAS

Dicho esto, advirtió de que en economía las expectativas son "muy importantes" y, por ello, pidió hacer un análisis "realista y objetivo" de los datos económicos, ya que no se puede tratar de transmitir "que todo va mucho peor" porque ello influye en las expectativas de los ciudadanos.

Por último, preguntada por la opinión de la Comisión Europea acerca de la subida fiscal que prepara el Gobierno, Calviño afirmó que en Bruselas, al igual que en el FMI, hay una "confianza total" respecto al compromiso de este Gobierno con la disciplina fiscal y también hay "apoyo" respecto a que el Ejecutivo opte por las medidas "más lógicas dadas las circunstancias específicas de España", siempre que se reduzca el déficit, que en estos años se ha hecho sin ningún esfuerzo estructural y sólo "surfeando sobre el ciclo económico".

Para leer más