Actualizado 01/07/2021 13:17 CET

De Cos pide cautela ante el crecimiento robusto de la economía en los próximos trimestres

Pablo Hernández de Cos, Gobernador del Banco de España, durante su intervención en el curso de verano organizado por la APIE en la UIMP de Santander.
Pablo Hernández de Cos, Gobernador del Banco de España, durante su intervención en el curso de verano organizado por la APIE en la UIMP de Santander. - UIMP

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha afirmado que los crecimientos intertrimestrales del PIB en los próximos trimestres serán significativos, pero ha advertido de que no deben llevar a pensar que ha habido un cambio de patrón en el crecimiento potencial de la economía.

Durante el acto de presentación del Anuario del Euro, organizado por la Fundación ICO y la Fundación de Estudios Financieros, Hernández de Cos ha recordado que las previsiones macroeconómicas del Banco de España se han revisado al alza, de la mano de la aceleración del proceso de vacunación y la mejora de la confianza y de los indicadores de actividad real.

"Creo que los crecimientos intertrimestrales del PIB en los próximos trimestres van a ser significativos, pero creo que no debemos dejarnos llevar por esos crecimientos intertrimestrales y pensar que ha habido un cambio de patrón del crecimiento potencial de la economía. El reto sigue siendo aumentar ese crecimiento potencial, que ya estimábamos como reducido antes de la crisis", ha apuntado.

Según ha indicado, este "gran reto" de la economía española cobra más importancia en el contexto de crisis económica, del que el país saldrá con un endeudamiento público significativamente más alto, que hará necesario crecimientos más elevados para afrontarlo.

Por ello, ha enfatizado en que el apoyo público debe acompañarse de reformas estructurales en materia fiscal, "muy importantes desde la perspectiva de la credibilidad de la política económica y la sostenibilidad del modelo de crecimiento".

"No es el momento de proceder a esa consolidación fiscal, pero creo que sí sería muy importante, para dotar de credibilidad, un diseño temprano de consolidación fiscal. Esta crisis hace más necesarias las reformas estructurales", ha advertido.

Además, el gobernador del Banco de España ha querido poner "una nota de cautela" a los crecimientos intertrimestrales robustos que experimente la economía española en los próximos trimestres, pues están condicionados a la finalización de la crisis sanitaria y a que no haya restricciones a la actividad en la última parte del año.

En cuanto a los elementos de incertidumbre, ha apuntado que las perspectivas de recuperación están basadas en un apoyo de las políticas monetarias y fiscales muy significativo y "altamente condicionadas" al uso de los fondos europeos.

Asimismo, ha advertido de que el proceso de consolidación fiscal, en la medida en que suponga una subida de impuestos, podría restringir las decisiones de consumo de los hogares, que mantienen un fuerte ahorro derivado de la incertidumbre de la pandemia, y ha señalado que hay muchas incertidumbres sobre cuál será el posible daño estructural al tejido productivo.

RIGUROSIDAD HETEROGÉNEA AL VIGILAR LA CALIDAD DE LOS ACTIVOS

De su lado, el presidente del Instituto de Estabilidad Financiera (FSI, por sus siglas en inglés), Fernando Restoy, ha señalado que el escenario central es que la economía de la zona euro saldrá de la crisis "sin demasiado daño estructural", aunque los supervisores tienen todavía que hacer frente a cierta incertidumbre respecto al riesgo de crédito.

Aunque las cifras de morosidad reconocidas por los bancos no han aumentado significativamente, Restoy ha hecho referencia a "cierta heterogeneidad" entre entidades y jurisdicciones, también respecto a la dotación de provisiones.

"Los bancos están haciendo un buen trabajo, pero esa heterogeneidad muestra que no todos los bancos están aplicando las mismas políticas y el mismo rigor y es por eso que la vigilancia de la calidad de los activos es la prioridad número uno de las autoridades supervisoras", ha señalado.

Por otro lado, ha destacado el "éxito" de las políticas fiscales estabilizadoras de la eurozona en una situación extrema, así como la capacidad de las autoridades europeas de trabajar de manera coordinada y asumir esquemas de reparto de costes.

"Todo ello, lo que hace, es reforzar la idea de que Europa sale fortalecida. Europa ha funcionado", ha asegurado Restoy, quien también ha apuntado que el problema a corto plazo será conseguir una absorción de daños compatible con el dinamismo de la actividad económica y, a medio plazo, que la respuesta de las autoridades europeas se proyecte en mecanismos "más estables" para la absorción de perturbaciones.

Contador

Para leer más