Bruselas cree que ventajas fiscales concedidas por Holanda a Starbucks podrían ser ayudas públicas ilegales

Actualizado 14/11/2014 14:34:00 CET

El acuerdo con Holanda permite a la multinacional ahorrarse "millones" al año en impuestos en la UE

BRUSELAS, 14 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea ha ratificado este viernes que las ventajas fiscales que Holanda concede a la cadena de cafeterías estadounidense Starbucks, mediante un acuerdo tributario específico, podrían constituir ayudas públicas ilegales. Estas ventajas permiten a Starbucks, que tiene su base europea en Holanda, ahorrarse "millones" de euros al año en impuestos en la UE.

Bruselas da un mes de plazo a las autoridades holandesas para enviarle más información y, si se confirma su evaluación preliminar, podría exigir el reembolso de estas ayudas.

El Ejecutivo comunitario ha publicado este viernes la versión no confidencial (de 40 páginas) de su decisión de investigar las ayudas de Holanda a Starbucks, que se aprobó el pasado mes de junio. Precisamente, la decisión, firmada por el ex comisario Joaquín Almunia, iba dirigida a Frans Timmermans, que entonces era ministro de Exteriores holandés y ahora es vicepresidente de la Comisión.

La publicación se produce tras el estallido del caso Luxleaks, que ha revelado que Luxemburgo firmó -cuando el actual presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, era primer ministro- alrededor de 340 acuerdos con multinacionales como Pepsi, Ikea o Burberry para permitirles minimizar el pago de impuestos en perjuicio de otros Estados miembros. Bruselas investiga dos de estos acuerdos (con Fiat y Amazon) y se ha comprometido a concluirlos, al igual que el de Starbucks y el de Apple en Irlanda, en primavera de 2015.

Según la evaluación preliminar del Ejecutivo comunitario publicada este viernes, con el acuerdo fiscal que aplican a la cadena de cafeterías desde 2007, "las autoridades holandesas confieren una ventaja a Starbucks" que "debe considerarse selectiva" puesto que tiene como resultado "reducir la carga fiscal de las empresas afectadas en comparación con otras en la misma situación legal y de hecho".

Por ello, Bruselas señala que esta medida "parece constituir ayuda de Estado". "En esta fase, la Comisión no tiene ninguna indicación de que la medida contestada pueda considerarse compatible con el mercado interior", apunta la decisión publicada.

"La Comisión considera que la medida en cuestión parece constituir una reducción de las cargas que normalmente deberían ser asumidas por las empresas afectadas en sus negocios y por tanto debe considerarse una ayuda operativa", resalta.

CANON POR LA RECETA DEL TOSTADO DEL CAFÉ

La investigación de Bruselas se concentra en el canon que la filial de Starbucks en Holanda, que centraliza las operaciones en la UE, paga por la receta de tostado de café. Este canon reduce la base imponible de Starbucks en Holanda y se abona a una entidad situada en Reino Unido y denominada Alki, que no paga impuestos ni en Reino Unido ni en Estados Unidos debido a las diferencias entre las respectivas legislaciones.

La cantidad pagada a Alki osciló entre 1 millón de euros en 2010, 12 millones de euros en 2011 y 6 millones en 2012, sin que las ventas de Starbucks mostraran las mismas fluctuaciones. La Comisión cuestiona que Holanda haya autorizado este esquema, que permitiría según su análisis preliminar a Starbucks desviar parte de sus beneficios sin pagar impuestos.

El texto de la decisión se publicará en los próximos días en el Diario Oficial de la UE, lo que abrirá también un plazo de un mes para que todas las partes interesadas hagan llegar sus observaciones a Bruselas.