30 de marzo de 2020
 
Actualizado 11/02/2010 19:30:00 CET

Economía.- El FMI celebra el compromiso de la UE de ayudar a Grecia y ofrece toda la "experiencia y apoyo necesarios"

WASHINGTON, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

El compromiso de los países miembros de la Unión Europea de ayudar a Grecia a superar sus problemas económicos ha sido bien recibido por el Fondo Monetario Internacional, quien considera que es un "nuevo paso importante" para que el país puede hacer frente a su situación y ofrece todo su "apoyo y experiencia".

La directora de Relaciones Externas del FMI, Caroline Atkinson, destacó que la institución "da la bienvenida al apoyo a Grecia de sus colegas de la Unión Europea, lo que, junto a las acciones políticas tomadas por las autoridades griegas, suponen nuevos pasos importantes en la respuesta a los desafios a los que se enfrenta el país".

Asimismo, Atkinson recalcó que el Fondo Monetario Internacional, como han apuntado los líderes de la Unión Europea, está preparado para "ofrecer toda la experiencia y el apoyo necesario".

Los países de la zona euro se comprometieron hoy a ayudar a Grecia a hacer frente a su crisis de deuda y a acudir a su rescate si es necesario para evitar el contagio a otros países de la eurozona atacados por los mercados como España y Portugal, pero no concretaron qué medidas concretas adoptarán si se agrava la inestabilidad de la eurozona.

"Los Estados miembros de la eurozona adoptarán medidas contundentes y coordinadas si es necesario para salvaguardar la estabilidad financiera en la eurozona en su conjunto", anunció en una breve declaración sin admitir preguntas el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

El acuerdo para ayudar a Grecia se alcanzó en una reunión entre el primer ministro griego, George Papandreu, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel previa a la cumbre informal de líderes de la UE que se celebra en Bruselas. En el encuentro participaron también Van Rompuy, el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso y el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet.