Actualizado 16/03/2009 19:10 CET

Economía/Motor.- Rubalcaba celebra que las muertes en la carretera hayan disminuido un 8% "en contra de las previsiones"

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, celebró hoy que en lo que va de año las muertes en las carreteras se hayan reducido un 8 por ciento "en contra de las previsiones" y se mostró convencido de que todavía "no se ha agotado el ciclo" de disminución de siniestralidad.

Durante la inauguración de unas jornadas sobre seguridad vial en el Congreso de los Diputados, subrayó que en enero, febrero y marzo han fallecido en las carreteras 33 personas menos que el año pasado, y aseguró que "todavía se puede apurar" las medidas puestas en marcha por el Gobierno, como la reforma del Código Penal o el carné por puntos.

Rubalcaba, que antes de inaugurar las jornadas asistió en el garaje del Congreso de los Diputados a una demostración sobre el funcionamiento de algunos de los últimos sistemas de seguridad en que trabaja la industria del automóvil, afirmó que "renovar el parque de los automóviles es uno de los ejes centrales de una buena política de seguridad vial" junto a la mejora de las infraestructuras y al cambio de las conductas de los conductores.

En este sentido, señaló que en 2008 se matricularon 1,6 millones de vehículos en España y aseguró que, "a pesar de la crisis" durante los años siguientes "seguirá habiendo un crecimiento en la venta de automóviles", ya que es un medio de transporte del que la gente no puede prescindir.

Asimismo, celebró la implicación de la industria automovilista en seguridad vial y recordó que "hace no muchos años el cinturón de seguridad era casi un adorno", mientras que en la actualidad "las casas de automóviles compiten por incorporar sistemas de seguridad", lo que es "una buena prueba de la responsabilidad" de los fabricantes.

Concretamente, el titular de Interior se mostró especialmente satisfecho con el sistema 'alcolock', un dispositivo que se instala en el automóvil y por el que el conductor debe soplar antes de arrancar el vehículo de forma que si el aparato detecta que supera la tasa de alcohol permitida en aire, el vehículo queda bloqueado.