Economía/PGE.- El Senado debate el miércoles en comisión los Presupuestos, que afrontan vetos de PP, CiU, ERC e ICV

Actualizado 06/12/2009 13:11:59 CET

La izquierda no retirará sus vetos a cambio de enmiendas locales ni sumará sus votos a los de PP y CiU

MADRID, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Comisión de Presupuestos del Senado comenzará este miércoles el debate de las cuentas públicas para 2010, que harán frente a los vetos presentados por PP, CiU, ERC e ICV, si bien no es previsible que prospere ninguno de ellos en este trámite, ya que los socialistas cuentan con apoyos suficientes para derrotarlos.

Esto es así porque ERC e ICV forman parte del grupo parlamentario de la Entesa junto al PSC, que tiene el voto de la coalición en la Comisión de Presupuestos. Del resto de fuerzas de la oposición, PNV y Coalición Canaria cumplirán con el pacto suscrito con los socialistas, mientras que el BNG, que presentó enmienda de totalidad en el Congreso, aspira a seguir negociando para lograr nuevas inversiones para Galicia.

No obstante, cuando se celebre el trámite en Pleno --previsto para el próximo día 14--, la aritmética parlamentaria da la victoria a los vetos, ya que los 122 escaños de PP, los siete de CiU, los cuatro de ERC y los dos de ICV conforman una mayoría de 135 escaños.

EL DÍA 22, TEST FINAL EN EL CONGRESO.

En cualquier caso, en el Congreso de los Diputados se trabaja con la previsión de celebrar un Pleno extraordinario el día 22 de diciembre tanto para levantar los vetos si prosperan finalmente o, en caso contrario, para debatir las enmiendas parciales introducidas por el Senado.

Además del veto, los 'populares' plantean un total de 1.780 enmiendas parciales que recogen las 1.600 presentadas en la Cámara Baja y algunas adicionales, como la creación de un fondo dotado de 323 millones de euros para el mantenimiento de las políticas de I+D+i y una paga de 100 euros mensuales a las mujeres desempleadas con hijos menores de tres años que estén registradas en el Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE).

Por su parte, CiU coincide con el PP en su rechazo frontal a la subida de impuestos que incluyen las cuentas y que, a su juicio, perjudicará gravemente la salida de la recesión, lo que hace que estas cuentas les merezcan el calificativo de "malas a rabiar".

A este rechazo se suman los dos vetos presentados por ERC, por un lado, y por los senadores de ICV y Esquerra Unida, por el otro, que también emplean en sus escritos exactamente los mismos argumentos que esgrimieron para presentar enmiendas a la totalidad a las cuentas públicas en el Congreso.

En este sentido, el senador de ICV Jordi Gullot señaló a Europa Press que pese a los acuerdos alcanzados en el Congreso en materia fiscal, como la reforma de la conocida como 'Ley Beckham' y el mantenimientos de los 400 euros para rentas bajas, no se ha logrado ninguno de los grandes objetivos que reclamaba su formación.

PP: "UN VETO ES UN VETO".

El senador portavoz de Presupuestos del Grupo Popular en el Senado, Francisco Utrera, aseguró que su grupo apoyará "cualquier veto" que se presente, porque lo que pretende es que se devuelva el proyecto. "Un veto es un veto, igual que un vaso de agua es un vaso de agua, independientemente de quien lo traiga", subrayó.

Sin embargo, Gullot dejó claro que ICV en ningún caso apoyará los vetos presentados por PP y CiU, ya que se encuentran en las "antípodas" de sus ideas, y si ellos apoyan el suyo "tendrán que dar explicaciones de por qué lo hacen". Similar posición se sustenta desde ERC, a los que los ecosocialistas, no obstante, sí apoyarán.

VETO PREVENTIVO.

Por su parte, la portavoz del Grupo Socialista en el Senado, Carmela Silva, aseguró que negociará "sin descanso" con todos los grupos para evitar que prospere alguno de los vetos y el Senado se quede una vez más al margen del debate presupuestario y sin capacidad para intervenir en una Ley "fundamental en la vida de las personas y la salida de la crisis".

Desde ERC, se admite que el veto es "preventivo" y no se cierra a una negociación adicional, si bien son conscientes del escaso margen con el que cuentan los socialistas para aportar modificaciones "de calado" en el proyecto económico.

Por su parte, Gullot aseguró que si el PSOE se limita a negociar "enmiendas de campanario", no aceptarán retirar el veto. "Ahora empiezan los contactos, hasta ahora no ha habido más que escarceos", señaló.