Actualizado 01/05/2020 11:48:09 +00:00 CET

Las medidas contra el Covid aumentarán en 28.400 millones el gasto y reducirán en 6.119 millones los ingresos

La ministra de Asuntos Económicos y de Transformación Digital de España, Nadia Calviño, y la Ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.
La ministra de Asuntos Económicos y de Transformación Digital de España, Nadia Calviño, y la Ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. - Moncloa

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo

La flexibilidad en los ERTE y la exoneración de cuotas a la Seguridad Social tendrá un impacto de 20.000 millones

MADRID, 1 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno estima que las decisiones que ha adoptado en el ámbito sanitario, social, laboral, económico y tributario para paliar el efecto de la crisis del Covid-19 tendrán un impacto total de 139.000 millones de euros, y que las medidas adoptadas mediante reales decretos implican un aumento directo del gasto de 28.400 millones y una minoración de los ingresos de 6.119 millones.

Así lo cuantifica en la actualización del Programa de Estabilidad 2020, remitido por el Gobierno ayer por la noche a Bruselas, en el que señala que la perturbación causada por el Covid-19 ha supuesto un impacto presupuestario "significativo" a través de un mayor gasto sanitario, medidas de mantenimiento de rentas y los estabilizadores automáticos (mayor gasto por desempleo y menor recaudación impositiva).

En este sentido, explica que ha adoptado una serie de medidas con el objetivo de que la salida de la crisis "no genere más desigualdades y evitar lo ocurrido con la salida de la crisis de 2008", y cuantifica en 138.923 millones de euros el impacto total de dichas medidas.

En concreto, informa a Bruselas de que las medidas adoptadas mediante reales decretos implican un aumento directo del gasto de 28.400 millones y una minoración de los ingresos de 6.119 millones.

ERTE Y EXONERACIÓN DE COTIZACIONES: IMPACTO DE 20.000 MILLONES

En materia laboral, se encuentran medidas como la de facilitar en empresas los expedientes de regulación de empleo (ERTE) para asegurar que los trabajadores siguen percibiendo al menos el 70% de su salario y al mismo tiempo se exonera a las empresas de las cotizaciones sociales, con un impacto conjunto de 20.000 millones de euros.

Asimismo, la consideración de los periodos de aislamiento o contagio de los trabajadores por el Covid-19 como situación asimilada a accidente de trabajo supondrá 1.355 millones de euros; la ampliación del derecho al subsidio de desempleo para parados que no finalizaron el periodo de prueba unos 42 millones; el abono de una prestación extraordinaria a los autónomos afectados por el cese de actividad o que hayan vista reducida un 75% su facturación supondrá 3.766 millones; el subsidio para empleadas del hogar 3,1 millones y el de para los trabajadores temporales unos 17,6 millones, entre otras medidas.

Respecto a las medidas económicas para asegurar la viabilidad de las empresas, el Gobierno cifra en 12,4 millones el impacto de la concesión de ayudas de ICEX a las empresas que fueron a participar en eventos internacionales organizados por el organismo y se cancelaron; en 46,3 millones la flexibilidad de los contratos de suministro de electricidad para autónomos y empresas y en 11,5 millones la de los contratos de gas; así como en 60 millones la aportación financiera a CERSA para que cree la línea de garantías Covid-19.

En cuanto a las medidas sectoriales, cita los planes de agilización de la justicia en el ámbito mercantil, contencioso y social (40 millones); la ayuda para la compensación temporal de determinados gastos de cobertura poblacional del servicio de TDT (15 millones) o la financiación del coste adicional de los avales concedidos por Saeca (2,5 millones).

Sobre las medidas sociales, informe del derecho básico a alimentación de niños vulnerables (25 millones) y el Fondo Social extraordinario destinado a consecuencias sociales con transferencias a las CCAA (300 millones).

En Vivienda, informa de la autorización para transferir anticipadamente a las CCAA, Ceuta y Melilla el 100% de los fondos comprometidos para 2021 en los convenios suscritos para la ejecución del Plan de Vivienda (346,4 millones) o la aportación financiera estatal adicional al plan (100 millones) o el nuevo programa de ayudas al alquiler (300,7 millones).

Por último, sobre las medidas sanitarias explica que se han tomado medidas de refuerzo, con la concesión un crédito extraordinario de 1.400 millones en el Ministerio de Sanidad para atender gastos extraordinarios del Sistema Nacional de Salud y se han actualizado las entregas a cuenta de las CCAA, con 2.867 millones, además de un crédito extraordinario de 25,2 millones al Instituto de Salud Carlos III, entre otras.

MINORACIÓN DE 6.120 MILLONES DE INGRESOS

En cuanto a la previsión de una minoración de 6.119 millones de euros de los ingresos como consecuencia de las medidas, detalla que el IVA cero para material sanitario adquirido por entidades públicas, sin ánimo de lucro y centros hospitalarios tendrá un impacto presupuestario de 1.022 millones; la prestación por cese de actividad retraerá en 981 millones los ingresos, y las medidas extraordinarias en materia de cotización en relación con los procedimientos de suspensión de contratos y reducción de jornada por fuerza mayor unos 2.216 millones.

El Programa de Estabilidad detalla que la moratoria de cotizaciones sociales a la Seguridad Social de seis meses, sin interés, a empresas y autónomos supondrá dejar de ingresar 351,5 millones y otros 339,6 millones por el aplazamiento en el pago de deudas con la Seguridad Social para empresas y autónomos.

Con el aplazamiento de deudas tributarias por 6 meses estima perder unos 8,9 millones por menores ingresos de intereses de demora y la suspensión durante un año el pago de intereses y amortizaciones en préstamos concedidos por el programa Emprendetur supondrá unos 742.000 euros menos.

Se dejarán de ingresar 2,7 millones por el aplazamiento de deudas derivadas de declaraciones aduaneras; unos 1.100 millones por los pagos fraccionados en Sociedades calculados a partir de la base imponible y la renuncia por el sistema de estimación objetiva en IRPF; otros 30 millones por el no cómputo como días de ejercicio de la actividad los días del estado de alarma para el cálculo de los pagos fraccionados en IRPF e IVA y otros 24 millones por la reducción del 21% al 4% del IVA de libros, periódicos y revistas digitales.

A esto se suman los 43 millones de menos ingresos por la reducción del 19,11% de la cotización en situación de inactividad para los trabajadores agrarios.

TRANSFERENCIA A CCAA Y AVALES DEL ESTADO

Por otra parte, informa de la transferencia a las CCAA los 2.867 millones por la actualización de las entregas a cuenta, lo que permitirá a la CCAA recibir este año "la mayor financiación de su historia", con 115.000 millones de euros, un 7,3% más que en 2019.

A estas medidas hay se suman los programas de avales del Estado como los 100.000 millones de líneas ICO dirigidas principalmente a dotar liquidez a pymes y autónomos.

El Gobierno considera que estas medidas van en la dirección de mitigar el impacto de la crisis en las familias, trabajadores y empresas con el objetivo de evitar un aumento de las desigualdades y la pobreza, y con la previsión de un "rebote" de la economía del 6,8% en 2021, lo que devolverá a la senda de reducción del déficit.

Hasta entonces, y en gran medida como consecuencia del impacto de las medidas de confinamiento, el estado de alarma y los reales decretos con medidas para paliar el efecto del Covid, el Ejecutivo prevé que el déficit suba hasta los 115.671 millones de euros este año, el 10,34% del PIB, frente al 2,82% del año pasado, lo que supone el mayor déficit desde 2012, cuando se alcanzó el 10,7%.

Este aumento del déficit se debe a una previsión de la caída de los ingresos de 25.711 millones de euros, un 5,3% menos respecto al año pasado, hasta los 461.043 millones de euros, lo que equivale al 41,2% del PIB, 2,1 puntos más que el año pasado debido a la mayor contracción del PIB.

Además, calcula un alza del 10,5% del gasto público, con 54.765 millones de euros más que el año pasado, hasta los 576.714 millones de euros, lo que supone el 51,5% del PIB, lo que supone 9,6 puntos porcentuales más que el año pasado.