La producción industrial de Alemania bajó un 1,9% en noviembre y aviva el temor a la recesión

Publicado 08/01/2019 10:55:51CET

WIESBADEN (ALEMANIA), 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

La producción industrial de Alemania registró en noviembre una caída del 1,9% respecto del mes anterior, cuando ya había bajado un 0,8%, lo que representa el mayor retroceso mensual del dato desde el verano de 2015 y alimenta el temor a que la contracción de la actividad observada en el tercer trimestre, cuando el PIB cayó un 0,2%, se haya prolongado durante los tres últimos meses de 2018, arrastrando así a la recesión a la primera economía europea.

"La mayor debilidad de la producción industrial de Alemania no es solo resultado de los problemas de la industria automotriz", apunta Carsten Brzeski, economista jefe de ING Alemania, quien señala las dificultades de la industria alemana desde finales de 2017, primero por limitaciones desde el lado de la oferta, pero más recientemente por el debilitamiento de la demanda.

Según los datos de la Oficina Federal de Estadística (Destatis), la producción industrial de Alemania retrocedió en noviembre un 4,7% interanual, después de incrementarse un 0,5% en octubre.

La producción en la industria alemana, excluyendo la energía y la construcción, retrocedió un 1,8%. El dato correspondiente a los bienes de capital registró una caída del 1,8%, mientras la producción de bienes intermedios disminuyó un 1%. En el caso de los bienes de consumo, la producción registró un descenso del 4,1%.

Fuera de la industria, la producción de energía experimentó una caída del 3,1% en noviembre, mientras la producción del sector de la construcción bajó un 1,7%.

"El dato de hoy de producción industrial ha incrementado claramente el riesgo de recesión técnica en Alemania en la segunda mitad de 2018", advierte Brzeski, apuntando que si los datos sobre exportaciones e importaciones que se darán a conocer mañana también decepcionan, estas probabilidades aumentarán, aunque subraya que el consumo público y privado tienen el potencial para compensar estas fuerzas recesivas.

"De cara al futuro, incluso una recesión técnica no debería ser nada de lo que preocuparse excesivamente. Debería ser algo técnico, sin secuelas significativas en el mercado laboral", afirma el experto, quien defiende que "hay muchas razones para seguir siendo optimistas".

El índice de gerentes de compras de Alemania (PMI), considerado un indicador adelantado de la tendencia económica, se situó en diciembre en 51,6 puntos, su peor lectura en 66 meses, después de que el crecimiento de la actividad manufacturera germana se debilitara a su nivel más bajo en 33 meses, con 51,5 puntos, mientras en el sector servicios el dato bajó a 51,8 puntos, su peor resultado en 28 meses.