RSC.- Ecologistas planta más de 120.000 ejemplares de especies autóctonas en 2007 para luchar contra la desertificación

Actualizado 10/09/2007 21:42:07 CET

La explotación forestal insostenible y los incendios, entre las causas que empobrecen el suelo y reducen la biodiversidad

MADRID, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

En lo que va de año --y a cuatro meses de que termine la Campaña 'Plantemos por el Planeta' impulsada por el PNUMA-- la ONG Ecologistas en Acción ha plantado más de 120.000 ejemplares de especies autóctonas para paliar los efectos de la deforestación y la degradación de los ecosistemas naturales generados por los incendios forestales, la explosión urbanística y el cultivo de zonas marginales.

Con estas plantaciones, que la ONG considera "un ejemplo de lucha contra la desertificación, la pérdida de biodiversidad y el cambio climático", la asociación ecologista ha superado la cifra de 110.000 ejemplares, objetivo que se marcó al iniciar la campaña a principios de año.

Este 2007, Ecologistas en Acción está participando en la campaña del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) que tiene como objetivo plantar 1.000 millones de árboles durante 2007 en todo el mundo y dentro de esta campaña.

Esto se ha conseguido, según la ONG, mediante la realización de actividades de reforestación populares organizadas por las diferentes asociaciones locales que integran la Confederación de Ecologistas en Acción, con la participación de asociaciones de vecinos, sindicatos, colegios y ciudadanos particulares, así como de determinadas administraciones autonómicas y locales que en muchos casos facilitan las plantas y las herramientas.

En los últimos 12 años, la cifra de ejemplares plantados por la asociación ecologista ronda los dos millones de árboles y arbustos de las principales especies autóctonas.

La campaña mundial del PNUMA fue ideada por la Premio Nobel y activista del movimiento 'Cinturón Verde', la keniana Wangari Maathai, y anima a todos los sectores de la sociedad "a tomar acciones pequeñas, pero prácticas, para combatir los principales retos del siglo XXI, el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la degradación y pérdida de suelo fértil, y el consiguiente riesgo de desertificación".

Precisamente, estos y otros problemas ambientales, sociales y económicos asociados se están tratando en la Octava Conferencia de las Partes de la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (COP 8) que está teniendo lugar en Madrid desde el pasado 3 de septiembre.

Una de las principales causas de la desertificación en el mundo es la deforestación, que continúa a una tasa alarmante, cerca de 13 millones de hectáreas por año, un área del tamaño de Grecia o Nicaragua. África y Sudamérica tienen la mayor pérdida neta de bosques, según datos de Ecologistas.

Este problema se debe a la explotación insostenible de los bosques para obtención de madera y leña, las roturaciones y los incendios forestales provocados por el hombre para la instalación de grandes cultivos agroindustriales como la soja o la palma aceitera, o los cultivos forestales con especies alóctonas de crecimiento rápido que empobrecen el suelo y reducen drásticamente la biodiversidad.

En España, las principales causas de deforestación son los incendios forestales, el desarrollo urbanístico descontrolado, la construcción de infraestructuras de transporte y la roturación de zonas forestales de sierra para el cultivo de frutales y olivo.