RSC.- La UE quiere legalizar la presencia de transgénicos en productos ecológicos, según varias asociaciones

Actualizado 08/06/2007 21:30:02 CET

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

Organizaciones de agricultores y ecologistas denuncian que la Unión Europea pretende legalizar la presencia de transgénicos en productos ecológicos sin informar a los consumidores en el etiquetado, por lo que piden a la ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa, que se oponga a la iniciativa, como han hecho otros países.

La Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (COAG), Greenpeace, Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra, Red de Semillas y la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE) piden a Espinosa que rechace la iniciativa en el próximo consejo de ministros europeos de Agricultura del 11 y 12 de junio.

La propuesta de Reglamento del Consejo admite la presencia de transgénicos en los productos ecológicos hasta un 0,9% sin que los consumidores sean informados en las etiquetas, y permite que se pueda aprobar el uso de aditivos y otras sustancias obtenidas a partir de Organismos Modificados Genéticamente (OGM).

Las organizaciones destacan que ahora no está permitido el uso de transgénicos en la agricultura ecológica y que adoptar este umbral del 0,9% significaría aceptar la contaminación genética, lo que podría poner en peligro la supervivencia del sector.

"Los consumidores eligen este tipo de productos ecológicos porque se cultivan de manera sostenible, sin usar pesticidas y completamente libres de transgénicos", sostienen en un comunicado conjunto.

El Reglamento 1829/2003 sobre alimentos y piensos modificados genéticamente permite un umbral de contaminación por transgénicos del 0,9% a condición de que esta presencia sea accidental o técnicamente inevitable. En este sentido, advierten de que el nuevo texto interpreta este umbral como contaminación aceptable, por lo que Bruselas adoptaría una actitud permisiva al respecto.

Durante la tramitación de esta propuesta de Reglamento del Consejo en el Parlamento Europeo, el pleno del 29 de marzo aprobó una propuesta que rechazaba la presencia de trazas de transgénicos en los alimentos ecológicos. "Con esta votación, el Parlamento dejó claro que el derecho a una alimentación libre de transgénicos no es negociable", estiman.