Impulsar la innovación sostenible y la digitalización, claves para “no perder el tren” en el sector agroalimentario

Actualizado 28/06/2019 10:07:26 CET
Foro AliméntTech
Foro AliméntTechBAYER

Bayer organiza AliméntaTech para acercar los beneficios de la tecnología alimentaria al consumidor final

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

Impulsar la innovación sostenible y afrontar la disrupción tecnológica son los principales retos para que el sector agroalimentario continúe aprovechando oportunidades y "no pierda el tren" del desarrollo, según ha resumido este jueves la directora general de Desarrollo Rural, Innovación y Política Forestal del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Isabel Bombal, y científicos, investigadores y expertos del sector agrario y tecnológico reunidos en el Foro AliméntaTech de Bayer.

En la clausura de la jornada, Bombal ha repasado la importancia de la innovación en la economía y en el sector de la agroalimentación, especialmente en las pymes, que representan el 99,5% de las explotaciones y que suponen, según la UE, "uno de los puntos débiles" para la integración de los aspectos innovadores.

Bombal ha defendido la apuesta que por la innovación y la digitalización hacen el Gobierno central y las comunidades autónomas y ha prometido un "esfuerzo importante para mantener el liderazgo" que ostenta España, octava potencia agroalimentaria mundial y quinta de la UE. También ha reclamado un trabajo conjunto entre el sector y el ámbito científico para que los avances "redunden en beneficio de quien lo necesita".

Bayer ha organizado este jueves su AliméntaTech como un foro de diálogo con la sociedad y los diferentes actores de la cadena alimentaria con el objetivo de analizar cómo la tecnología y la innovación sirven para aportar soluciones sostenibles para los agricultores, consumidores y el medio ambiente ante el reto de alimentar a una población mundial de 10.000 millones de personas en 2050 con una superficie cultivable cada vez más reducida y con un clima cambiante.

En ese sentido, el director de Bayer CropScience Iberia y del Área Mediterránea, Protasio Rodríguez, ha defendido que desde la compañía se cree que "la agricultura forma parte de la solución" y por eso trabaja "de forma responsable para transformarla aportando beneficios a los agricultores, a los consumidores y al medio ambiente".

Así, ha defendido que la apuesta por el avance y la innovación está "presente en el ADN de Bayer" y que en su división de Crop Science "se traduce en el desarrollo de semillas de alto valor, productos fitosanitarios químicos y biológicos, soluciones digitales y servicios agronómicos que ayuden a los agricultores a aprovechar mejor los recursos y a aumentar la productividad de sus cosechas de forma sostenible".

"Reducir un 30% el impacto ambiental de aquí a 2030 o invertir 5.000 millones de euros en los próximos 10 años en métodos adicionales para combatir las malas hierbas son algunos de los objetivos en los que trabajamos para ser útiles a los agricultores y mejorar su calidad de vida".

El profesor de nutrición y genética de la Tufts University de Boston José María Ordovás ha ofrecido en el foro una visión sobre cómo las variantes genéticas de las personas influyen en el metabolismo de los nutrientes, la dieta y las enfermedades asociadas a ésta y ha defendido que la aplicación práctica de este conocimiento "requiere una industria agroalimentaria preparada para aportar al individuo sus necesidades específicas".

"La incorporación de este conocimiento a la práctica diaria en conjunción con una oferta de la industria agroalimentaria que abra las puertas a la personalización, permitirá una prevención más eficaz de las enfermedades asociadas con el envejecimiento y por lo tanto una vida más saludable desde el momento de la concepción", ha señalado.

"NO DEBEMOS ASUSTARNOS CON LOS TRANSGÉNICOS"

AliméntaTech ha contado con una mesa redonda de expertos en la que Lluís Montoliu, investigador científico del CSIC y biotecnológico, ha analizado el papel de los transgénicos, que "añaden una capacidad nueva a una planta y que causa beneficios en la producción. "No tenemos que asustarnos de los transgénicos. Los productos que se han obtenido a través de la mejora genética aportan un valor y son productos tan seguros como los convencionales", ha defendido.

Así, ha mantenido que, "superada esa fase de modificar, estamos en la siguiente revolución, en la de los organismos editados genéticamente" y "Europa no puede perderse este tren de la innovación", ha razonado.

A LA VANGUARDIA TECNOLÓGICA

En esa línea, el director de I+D+i de FIAB, Eduardo Cotillas, ha incidido en esos retos para el sector para los próximos años: "La digitalización, la economía circular en los procesos agroalimentarios, la percepción del consumidor a la hora de seleccionar productos o la internacionalización de la innovación en entornos geográficos cada vez más globales"

Por su parte, Felipe Medina, director de Asuntos Públicos de ASEDAS, ha celebrado el compromiso del sector agroalimentario español con la tecnología.

"El sector agroalimentario en España y Europa, desde las industrias agrícolas y ganaderas hasta la distribución alimentaria, se encuentra a la vanguardia tecnológica en numerosos aspectos, y esto debe conocerlo el consumidor", ha mantenido Medina, mientras que Marián García, divulgadora científica y nutricionista conocida como Boticaria García, ha animado al sector agroalimentario a realizar labores de educación para despertar espíritu crítico en los consumidores y contar con los divulgadores y periodistas especializados para combatir la desinformación.

ÉXITOS EN LA INNOVACIÓN

AliméntaTech ha analizado algunos casos de éxito de innovación en la agroalimentación, entre ellos, el investigador responsable del equipo de Mejora de Uva de Mesa del Departamento de Biotecnología, Genómica y Mejora Vegetal del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (IMIDA), Manuel Tornel, ha expuesto cómo la colaboración público privada en el sector agroalimentario ha permitido ofrecer uvas sin semillas a productores asociados, algo que se ha logrado en apenas unos años pero que "habría tardado entre 100 y 150 años si solo hubiera participado la investigación pública".

De las 6.000 hectáreas dedicadas en la región al cultivo de la uva, 932 ya son de sin semillas, un modelo que se ha exportado a Australia, Sudáfrica y varios países de Latinoamérica, ha expuesto.

Por último, Antonio Magaña, Tomato Product Manager de Seminis Iberia, ha expuesto el caso del tomate mejorado por marcadores moleculares y admitido que actualmente las empresas obtentoras están limitadas en el uso de las tecnologías a su alcance.

Contador
Europa Press Comunicados Empresas