La cumbre Asia-Europa canaliza el temor mundial a un shock económico

Actualizado 25/10/2008 0:33:26 CET
Reuters

PEKÍN/MADRID, 24 Oct. (OTR/PRESS) -

En la Cumbre de Asia-Europa (ASEM) que se celebra este fin de semana en Pekín, los máximos líderes mundiales coincidieron en la necesidad de llevar a cabo acciones coordinadas para atajar la crisis mundial y evitar una shock a escala internacional. En este sentido, el presidente francés y presidente de turno de la UE, Nicolas Sarkozy, propuso que la ASEM elabore una propuesta para la reforma del sistema financiero. Por su parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, propuso que el FMI supervise el sistema financiero y advirtió de que la crisis económica no debe provocar un aumento del proteccionismo.

Durante la apertura de la ASEM, el presidente chino Hu Jintao urgió a los 27 Estados de la UE y a los 16 países asiáticos a llevar a cabo una rápida acción contra la crisis económica, que, aseguró, también está causándole problemas a China, cuarta potencia económica mundial. "La crisis financiera global ha incrementado claramente las incertidumbres y factores de inestabilidad en el desarrollo de la economía china", explicó Jintao, a quien el resto de líderes interpeló para que se sume a las reformas que se pretenden llevar a cabo.

"Hay un apoyo a la idea de que necesitamos orden en los mercados financieros y una constitución del mercado financiero con carácter internacional", explicó la canciller alemana, Angela Merkel, sobre el encuentro de la ASEM. "Creo que China hará su contribución a la estabilización de la economía mundial", afirmó la canciller a los periodistas presentes. Por su parte, Zapatero propuso dotar de un nuevo mandato al FMI que le dote de mecanismos de supervisión del sistema financiero internacional y refuerce su papel como prestamista a las economías emergentes en casos de crisis.

El presidente del Gobierno español advirtió además de que la actual crisis no puede derivar en un aumento del proteccionismo y cierre de los mercados, porque reducir el comercio minaría el desarrollo. Zapatero no se refirió expresamente al éxito del sistema de Banco de España y definió la crisis actual como una "crisis de responsabilidad" en la que unos pocos se han enriquecido, gracias a la falta de controles y de transparencia y añadió que, para salir de ella, es necesario, precisamente, un "ejercicio de responsabilidad" por parte de todos.

UN G-14 SIN ESPAÑA

Sarkozy, por su parte, propuso que la reunión ASEM elabore una propuesta para la reforma del sistema financiero, dado que en la cita de Pekín están presentes varios países que acudirán a la cumbre financiera del 15 de noviembre. El presidente francés se concentró en señalar los errores que, a su juicio, no se deben volver a cometer si se pretende evitar otra crisis financiera, como la falta de mecanismos de supervisión internacionales, así como de las agencias de calificación financiera y de los fondos especulativos (hedge funds).

Además, el presidente francés comenzó su intervención con palabras de agradecimiento a Zapatero por haber tenido la iniciativa de convocar la Cumbre del Eurogrupo en París, y destacó que ese encuentro fue el de más trascendencia, en el que se tomaron más medidas concretas y que tuvo mayor impacto en los mercados. Merkel insistió, por su parte, en que ante la dimensión global de la crisis hay que dar una respuesta global. Además, la canciller propuso la creación de un programa de inversiones a cargo del Banco Mundial para los países más necesitados.

Por último el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, que anunció que "teniendo la responsabilidad de la presidencia del próximo G-8, también ante la crisis económica que afecta a todos los países del mundo, confirmo la voluntad del G-8 de dar vida con continuidad a un G-14". "Así tendremos la representación del 80% de las economías mundiales y podremos tomar decisiones, ya que la voluntad común es hacer de este 'Super-G' un instituto de gobernanza de la economía mundial", añadió, asegurando que "todos están muy contentos de mi propuesta", aunque no incluye a España.

Europa Press Comunicados Empresas