Díaz Ferrán dice que con Air Comet le tocó "un número malo" en la lotería

Actualizado 27/01/2010 12:31:27 CET

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la patronal y presidente de Air Comet, Gerardo Díaz Ferrán, aseguró este miércoles que el cierre de la aerolínea ha supuesto un gran "disgusto" para él y su socio, aunque aclaró que cuando se tienen muchas empresas como es su caso, es "como la lotería" que "si llevas muchos números, a veces te toca".

"Me ha tocado un número malo, qué le vamos hacer", se lamentó durante su intervención en el 'Foro Nueva Economía', para añadir que como "cualquier empresario" ha sufrido las consecuencias de una "dura crisis" con el cierre de Air Comet en un momento de "gran repercusión mediática" como es el periodo navideño.

"Yo participo en muchas empresas y tengo un socio principal, llevamos 43 años en el negocio, y hemos llegado a tener 200.000 trabajadores, hasta que el Gobierno argentino nos expolió Aerolíneas y ahora tenemos 12.000 empleados, y dentro de nuestros proyectos éste lo hemos perdido", afirmó.

No obstante, Díaz Ferrán recordó que ambos empresarios han perdido "mucho dinero" para intentar salvar a Air Comet, en la que vano invirtieron 143 millones de otras empresas del grupo Marsans, capital que dan por perdido, y que dieron la cara pese a que, insistió, la compañía se vendió el 1 de diciembre. "Hemos dado la cara, pese a que la empresa ya no era nuestra", recalcó.

Air Comet firmó a principios de diciembre pasado un acuerdo de compra-venta con el grupo holandés Air Transport, en el que éste se comprometía a invertir en Air Comet 90 millones de euros en la compañía por su adquisición al precio simbólico de un euro. El nuevo propietario debía haber realizado una primera inyección el día 20 de diciembre, dos días antes de perder su licencia a raíz de una orden de embargo por un juez de Londres.

Respecto a la decisión de la Fiscalía de continuar investigando pese a que el juez Santiago Pedraz de la Audiencia Nacional rechazó la denuncia por estafa de los afectados, Díaz Ferrán aseguró que no ha cometido "ninguna legalidad" y se mostró confiando en la Justicia, ya que se demostrará que "siempre su cumplió con la ley".

A LA ESPERA DEL CONCURSO DE ACREEDORES.

Díaz Ferrán señaló que pese a lo ocurrido continúa con "las mismas fuerzas" para "seguir trabajando y creando empleo". A la salida, unos 30 trabajadores de Air Comet increparon a Díaz Ferrán y llegaron a romper uno de los retrovisores de su coche.

Air Comet se ha comprometido con los casi 700 empleados de la aerolínea que se han quedado en la calle a presentar concurso de acreedores antes del próximo 11 de marzo, con los que acordó un máximo de 250 exenciones definitivas y voluntarias, cuyas indemnizaciones por despido correrán a cargo del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), y un contrato suspensivo de hasta un máximo de cuatro meses, periodo durante el que podrán cobrar el paro, para el resto de la plantilla. Además, durante estos cuatro meses destinará el dinero obtenido de las venta de sus bienes a abonar los salarios atrasados.

La aerolínea tiene pendiente recibir del Gobierno argentino 200 millones de dólares dentro del acuerdo de nacionalización de Aerolíneas Argentinas por lo que Air Comet ha presentado una demanda contra el ejecutivo de Cristina Férnandez de Kirchner por incumplimiento del pacto, cuya vista se celebrará el próximo 22 de marzo.