Economía/Agricultura.- La UE aprobará la semana próxima una prima para incentivar el abandono de la producción de azúcar

Actualizado 04/05/2007 20:57:02 CET

La CE estudia una ayuda adicional de 237,5 euros por tonelada para los productores que detengan la actividad

BRUSELAS, 4 May. (EUROPA PRESS) -

Los ministros europeos de Agricultura prevén adoptar la semana que viene una propuesta de la Comisión Europea para dotar con una prima especial a los agricultores que decidan abandonar la producción de azúcar y con la que Bruselas quiere incentivar una mayor reducción de la producción de la que se ha conseguido en el último año mediante los cauces normales que estipula la reforma azucarera que se pactó en diciembre de 2005.

El Consejo tratará de llegar a un acuerdo en base a una propuesta de la Comisión cuya adopción ha sido retrasada y está prevista para justo antes del inicio de la reunión, el lunes por la mañana.

Según un borrador de la propuesta -que aún podría estar sujeta a cambios--, la modificación principal es que el porcentaje de ayuda que recibirán productores y propietarios de maquinaria por abandonar la actividad pasará de ser "un mínimo" del 10% a un "fijo" de 10%, pero añadiendo una prima de 237,5 euros por tonelada que recibirán los agricultores por renunciar a su cuota. Esta bonificación tendrá carácter retroactivo para no penalizar a los agricultores que ya abandonaron la producción.

Asimismo, prevé que las industrias azucareras que renuncien a parte de la cuota que les fue asignada para la campaña 2008-09 estarán exentas del pago del canon de reestructuración correspondiente a la parte de la cuota que estuvo sujeta a una retirada preventiva durante la campaña 2007-08.

La Comisión espera que este plan sirva para reducir la producción comunitaria de azúcar en unos 3,8 millones de toneladas, adicionales a los 2,2 millones que ya se han recortado desde el inicio de una reforma que prevé una disminución total de seis millones de toneladas.

Fuentes españolas indicaron que estas medidas de incentivo no supondrán un mayor coste presupuestario del que ya prevé la reforma azucarera. Las primas se costearán con recursos procedentes del mismo sector, en concreto, de los cánones que siguen pagando las industrias que aún no se han acogido a la reestructuración.

El secretario general de Agricultura y Alimentación, Josep Puxeu, representará a la ministra de Agricultura y Pesca, Elena Espinosa, que se encontrará de visita oficial a China.

Con estas medidas la Comisión quiere aumentar el nivel de abandono de la actividad, que se cumplió durante el primera año de la reforma pero que ha sido insuficiente durante el segundo. España tiene una cuota de producción de un millón de toneladas y hasta ahora ha reducido la actividad en un 10%, con el cierre de tres industrias: Azucareras Reunidas de Jaén, Ciudad Real y Guadalfeo (Almuñecar), si bien esta tercera tenía una actividad "testimonial", porque ya no producía, explicaron las fuentes.

Añadieron que para el Gobierno lo más importante es la capacidad que tendrán productores e industrias de acogerse a este sistema de incentivos de manera libre, para decidir si continuar su actividad o no.

En caso de este sistema no diera los resultados esperados por Bruselas, las fuentes recordaron que la legislación comunitaria permite otro instrumento, basado en reducciones lineales en todos los Estados miembros, de carácter obligatorio, y que sólo tienen vigencia durante la campaña en la que se decretan. La Comisión ya desencadenó un proceso de este tipo el año pasado, cuando obligó a los Veintisiete a reducir en torno al 13% su producción, aunque reconoció los buenos datos de algunos países como España, que solo tuvieron que reducirla en un 10%.

INTERVENCIÓN DEL MAÍZ

Por otra parte, se espera que el Consejo alcance un acuerdo político sobre el sistema de intervención del maíz, que la Comisión Europea quiere eliminar por completo. Sin embargo, esta propuesta cuenta con la oposición de varios Estados miembros, lo que ha provocado que la Presidencia alemana de la UE prepare una propuesta de compromiso que prevé una transición en tres fases.

La tesis del Ejecutivo comunitario es que las subvenciones que recibe el maíz son tan elevadas que provocan que los productores prefieran acogerse a ellas antes de poner este producto en el mercado, lo que, a su vez, aumenta los excedentes.

Las fuentes señalaron que España no está directamente afectada por esta medida por que el mercado español "no interviene el maíz" y que lo que le interesa es que "llegue de forma fluida y a precios asequibles" para su uso principal, como alimento de animales.

Sin embargo, recordaron que España se opuso en un primer momento a la propuesta de la Comisión de suprimir la intervención "por lo que supone de empezar a desmantelar ciertos mecanismos" de la política agrícola comunitaria.

POLLOS, ETIQUETAS Y CONDICIONALIDAD

En otro orden de cosas, el Consejo tratará de alcanzar un acuerdo político sobre las medidas para garantizar el bienestar de los pollos destinados a producir carne, donde el punto más problemático tiene que ver con la densidad de población que debe permitirse en los corrales.

Aquí las fuentes señalaron que España tampoco tiene mayores problemas, puesto que ya tiene en vigor una ley que fija la densidad de población en 38 kilos por metro cuadrado.

También en relación al bienestar animal, los ministros discutirán sobre la posibilidad de crear en la UE una etiqueta específica que informe a los consumidores sobre las reglas específicas de bienestar con el que han sido tratados los animales de los que proceden ciertos productos y que, en ocasiones, también pueden ser motivo de un precio más elevado de los mismos.

Asimismo, los Veintisiete continuarán analizando la comunicación de la Comisión para simplificar la burocracia que rodea a las reglas de condicionalidad en ámbitos como el sanitario o el medioambiental que tienen que cumplir los agricultores para recibir fondos agrícolas.

Europa Press Comunicados Empresas