Economía/AVE.- Las rebajas en el AVE pueden constituir "ayudas de Estado contrarias al libre mercado", según Fenebús

Actualizado 20/11/2007 20:25:20 CET

Las empresas de autobús piden adelantar a enero la subida de sus billetes por el encarecimiento del gasoleo

MADRID/SEVILLA, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las nuevas tarifas y descuentos que Renfe prevé implantar en los billetes del AVE pueden constituir "ayudas de Estado contrarias al libre mercado", según denunció hoy la Federación Nacional Empresarial de Transporte en Autobús (Fenebus), por estimar que "se pagan con el dinero de todos".

Esta patronal considera que mientras el AVE recibe estas "ayudas", las empresas del sector del transporte por carretera están viendo "continuamente mermada la rentabilidad de sus negocios por los incrementos en los costes.

Por ello, Fenebus solicitó una subida de tarifas para el billete del transporte en autobús, que su director, José Luis Pertierra, cifró en el 4,5%, y que ésta se aplique desde enero.

Coincidió así con la otra gran patronal del sector, Asintra (Federación Española Empresarial de Transporte de Viajeros), que durante su asamblea anual solicitó a Fomento adelantar a enero de 2008 la subida de tarifas que anualmente se realiza en abril.

Las patronales del sector han hecho ya llegar esta petición a Fomento a través del Comité Nacional del Transporte (CNT), su organismo de interlocución con la Administración.

SUBIDA DEL 3,5% EL PASADO ABRIL.

El precio del billete del servicio regular de transporte de viajeros en autobús interurbano subió una media del 3,52% el pasado abril.

Esta subida superaba en casi un punto porcentual al dato de inflación de 2006 (2,7%), pero se mantuvo igual a la aplicada el ejercicio precedente. Entonces los empresarios del sector lograron adelantar a diciembre de 2005 la subida correspondiente a 2006, también para compensar a los transportistas por el encarecimiento que los combustibles registraron ese año.

La actualización de las tarifas del servicio regular de transporte en autobús se calcula y aplica en función de un sistema de actualización automática anual de precios diseñado por el sector.

Se trata de una fórmula que combina la subida media mensual del Indice de Precios de Consumo (IPC) en el último año y la productividad media de cada empresas, medida por el número de viajeros transportados en el año respecto al ejercicio anterior.