Economía/Laboral.- Trabajadores de Clesa ven "muy buenas" perspectivas en la nueva empresa tras 3 días de producción

Actualizado 10/01/2009 18:59:01 CET

La factoría de Central Lechera Asturiana en la capital andaluza será alquilada cuatro años por el grupo Nueva Rumasa, de Ruiz Mateos.

SEVILLA, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los trabajadores de la fábrica sevillana de yogures Clesa, del grupo Nueva Rumasa, se mostraron hoy "muy ilusionados" con las "muy buenas" perspectivas que ven de la nueva empresa tras tres días de producción, después de que el empresario José María Ruiz Mateos alquilara por cuatro años la planta que Central Lechera Asturiana tenía en la capital andaluza tras presentar un expediente de regulación de empleo (ERE).

El presidente del comité de empresa, Antonio Escudero, explicó a Europa Press que el total de 67 trabajadores que empleados en la fábrica se encuentra produciendo a un ritmo de entre el 40 y el 45 por ciento, "acorde con el personal que hay en estos momentos".

En este sentido, apuntó que este ritmo, aunque todavía no llega al que mantenían con Central Lechera Asturiana, es "superior" al que los trabajadores preveían que iba a tener la planta, por lo que destacó "la alegría y las muy buenas vibraciones que da la empresa".

Asimismo, apuntó que el pasado jueves uno de los hijos del empresario jerezano José María Ruiz Mateos, Javier Ruiz Mateos, visitó de manera informal la fábrica y tras una charla con los trabajadores, el comité de empresa pidió una reunión formal con la dirección de CLESA para conocer cómo se va a ir desarrollando la marcha y el ritmo de producción en la planta sevillana.

La Corporación Alimentaria Peñasanta (Capsa), fabricante de yogures y postres de la marca Central Lechera Asturiana, presentó el 23 julio de 2008 un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectó en torno a 200 empleados a nivel nacional, de los que unos 165 (el 82 por ciento) eran en Andalucía, ante la falta de demanda de dicha línea de productos.

El expediente afectó a unas 200 personas de la línea de yogures y postres de CLAS y sus delegaciones comerciales, situadas en Madrid, Cataluña, Levante y Andalucía, donde se ubican el mayor número de trabajadores.

De este modo, de los alrededor de 160 empleados, casi un centenar correspondía a la planta sevillana; seguida de Málaga. También se vieron afectadas las delegaciones de la compañía en Jaén, Huelva, Córdoba y Jerez de la Frontera (Cádiz).

Europa Press Comunicados Empresas