Actualizado 13/03/2007 16:07 CET

Economía/Motor.- El Gobierno andaluzi avisa a Delphi de que "no admite portazos patronales al margen de la Ley"

SEVILLA, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

El consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía, Gaspar Zarrías, advirtió hoy a la empresa Delphi de que el Gobierno andaluz "no admite portazos patronales al margen de la Ley" en relación a su pretensión de decretar el cierre "unilateral" de la factoría de Puerto Real (Cádiz), que calificó como "absolutamente inadmisible desde cualquier punto de vista".

Zarrías se pronunció de este modo en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Gobierno mientras representantes de los trabajadores de Delphi Puerto Real y de la dirección de la empresa mantienen una reunión para abordar la situación de la factoría a la que también asiste el delegado de Empleo de la Junta en Cádiz, Juan Bouza.

El titular andaluz de la Presidencia celebró que "por fin" la empresa "empieza a hacer lo que tenía que haber hecho desde el principio, reunirse con los trabajadores, con sus representantes y con la administración para dar explicaciones, ofrecer información y empezar a responder a las muchas preguntas que los sindicatos y la Junta tienen que hacerle sobre cuáles son sus intenciones".

En este sentido, Zarrías defendió que la Junta "está haciendo aquello a lo que se comprometió desde el principio y que le encomendó la semana pasada el Parlamento andaluz por unanimidad: actuar de forma coordinada con el Gobierno central y los representantes de los trabajadores para conseguir garantizar la actividad industrial y los puestos de trabajo de la empresa".

"NO VAMOS A TIRAR LA TOALLA"

"Que nadie piense que se trata de una tarea fácil, pero que nadie piense tampoco que vamos a tirar la toalla: es complicado, pero desde luego creemos que es posible encontrar soluciones y para ello estamos movilizando todos nuestros esfuerzos, en contacto con el Gobierno de la Nación y con el propio sector de la automoción, dentro y fuera de España", subrayó el consejero, que destacó que la Junta viene trabajando "intensamente", pero "con discreción y prudencia" desde la toma de la decisión por parte de Delphi.

Tras señalar que "ahora estamos mucho más en el momento de trabajar que en el momento de hablar", Zarrías indicó que "las pretensiones iniciales de la empresa de cierre unilateral, al margen de la legislación europea, española y andaluza, son absolutamente inadmisibles desde cualquier punto de vista" y dejó claro que "la Junta no admite portazos patronales al margen de la Ley, y nos consta que el Gobierno de España tampoco".

"NI UNA BURLA A LA LEGISLACIÓN LABORAL"

"Sí estamos dispuestos a buscar soluciones como hemos hecho en otros muchos casos, pero la Junta no admite ni una sola burla a la legislación laboral e industrial, venga de quien venga", recalcó el 'número dos' del Gobierno andaluz, que defendió que "las cuentas, los datos, la gestión de las ayudas, los balances, todo eso tiene que estar encima de la mesa, porque así lo exigimos y porque también lo exige la normativa".

Por último, Zarrías proclamó que "quien pretenda burlar la legislación, intente saltarse las normas o atropellar las leyes laborales nos va a tener enfrente porque con las leyes y los procedimientos no se juega, como tampoco se juega con el pan de la gente". "Que lo tenga todo el mundo muy claro, la empresa y cualquier que se siente a la mesa a negociar con los trabajadores y con la Junta de Andalucía", concluyó.

Europa Press Comunicados Empresas