Actualizado 25/10/2007 20:35 CET

Economía/PGE.- ERC propone crear un fondo de 250 millones de euros para compensar el colapso ferroviario en Cataluña

Solicita un plan de choque de 6.000 millones para actualizar la red de cercanías

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, avanzó hoy las enmiendas parciales que los republicanos presentarán a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2008, entre las que se encuentra la creación de un fondo de 250 millones de euros para compensar las pérdidas ocasionadas por el colapso en la red de cercanías de Cataluña a lo largo de 2007.

Según la propuesta de ERC, el fondo deberá ser transferido en un plazo de tres meses a la Generalitat de Cataluña, que arbitrará el reparto de estas compensaciones entre ciudadanos y empresas afectadas.

Tardà culpó directamente al Estado del "desastre" ocasionado en la red de cercanías de Barcelona en los últimos días, y estimó que debe compensar a los afectados como lo hace en los casos de desastres naturales. "La ecuación es la misma", indicó para señalar a renglón seguido que "el Estado no puede irse de rositas".

Asimismo, el portavoz de los republicanos avanzó que planteará esta propuesta al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cuando el próximo miércoles, 31 de octubre, "se baje del pedestal" y acuda al Congreso a dar cuenta del 'caos' ferroviario en Cataluña. "Zapatero tendrá que asumir esta responsabilidad el miércoles", añadió.

ACTUALIZACIÓN DE LA RED GLOBAL DE CERCANÍAS.

Por otro lado, ERC incluyó entre sus enmiendas parciales el desarrollo de un plan plurianual de choque y actualización global de la red de cercanías (2008-2020), que el Estado deberá financiar con una inversión de 6.000 millones de euros, en previsión del futuro traspaso de la gestión de la red de cercanías a la Generalitat.

Asimismo, Tardà se refirió a una "gran bolsa" de enmiendas de tinte social, cifradas en 2.300 millones de euros, entre las que destacó la creación de dos nuevos fondos destinados a las comunidades autónomas, de 500 millones de euros cada uno. Uno de ellos se destinará al desarrollo de la segunda fase de la Ley de Dependencia y el otro, a equiparar los costes de servicios de esta norma al nivel de vida de las comunidades.

Por otro lado, los republicanos pretenden doblar el Fondo de Inmigración para las comunidades autónomas, hasta los 400 millones de euros, y bonificar hasta un 90% los contratos para la formación y el aprendizaje para jóvenes.

Dentro también de este paquete social, Tardà justificó una enmienda para la creación de una nueva partida para el desarrollo del 'cheque-bebé' de 500 millones de euros, aludiendo a que su Grupo "no ha encontrado" en el proyecto de Ley de Presupuestos ninguna partida específica destinada a dar cobertura a esta medida.

TRABAJO Y PENSIONES.

Por otro lado, los republicanos proponen, en línea con los sindicatos, el incremento del salario mínimo interprofesional (SMI) hasta los 800 euros, si bien, consideran que la subida debería producirse ya en 2008.

También en materia laboral, los republicanos pretenden transferir a las comunidades autónomas los fondos destinados a la formación ocupacional y el incremento del número de inspectores de la Seguridad Social y Trabajo hasta una ratio de uno por cada 20.000 cotizantes.

Asimismo, ERC dedica hasta cinco enmiendas parciales al ámbito de las pensiones. En este sentido, solicita una modificación normativa para que las comunidades autónomas puedan complementar las pensiones no contributivas más allá del 25%, o la equiparación de éstas al Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples (IPREM) en referencia a las pensiones de jubilación e invalidez.

ENMIENDAS "PROFUNDAMENTE RAZONABLES".

Por otro lado, el portavoz de ERC no quiso adelantar cuántas enmiendas de las propuestas por su Grupo podrían salir adelante, si bien, se mostró optimista en relación a posibles acuerdos con el PSOE, ya que, dijo, estas modificaciones son "profundamente razonables".

Sin embargo, se mostró cauteloso al mismo tiempo debido a la falta de entendimiento que se produjo en el día de ayer entre su Grupo y los socialistas en torno a la enmienda de última hora que los republicanos no aceptaron, pero que sirvió para lograr la abstención de ICV, a los que Tardà consideró "los monaguillos de Zapatero".

Al respecto, insistió en que su posicionamiento fue "inteligente" y "digno", frente a las "artimañas" del Grupo Socialista, al que acusó de actuar con "prisas". Además, Tardà ratificó su oposición a unos Presupuestos que, según dijo, no cumplen con el Estatut y no tiene un marcado "sello social".

Europa Press Comunicados Empresas