El Euríbor entra en negativo, ¿el banco tendrá que pagarte por tu hipoteca?

Actualizado 05/02/2016 16:49:05 CET

   MADRID, 5 Feb. (EDIZIONES) -

   El Euríbor a doce meses ha marcado este viernes un registro histórico: por primera vez ha entrado en terreno negativo, al situarse en el -0,002%. La pregunta que se pueden hacer ahora millones de personas que tienen una hipoteca es ¿quiere decir eso que el banco tendrá que pagarme dinero a mí?

   En mercadofinaciero.com hemos hablado con el analista de XTB, Jaime Díaz, que ha respondido a algunas de las cuestiones que pueden plantearse en torno al Euríbor, índice al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España.

- ¿Cómo se calcula el Euríbor?

   Cuando hablamos del Euríbor, debemos tener presente que hablamos de una encuesta sobre el tipo al que las entidades bancarias europeas se prestarían dinero a distintos plazos entre ellas. Este índice es usado frecuentemente para marcar los intereses que se pagan en hipotecas y otros préstamos.

   Los factores que pueden afectar a este índice son varios, desde criterios objetivos como los tipos de interés general o los tipos de las facilidades de depósito que marca el BCE, a otros más subjetivos como la confianza que las propias entidades financieras tienen entre ellas. Si las entidades no se fían de sus homólogas, tendremos una subida en el Euríbor a pesar de que todo lo demás pueda ser muy positivo.

   Otros factores muy relevantes son la inflación y el petróleo. Si el petróleo continúa con sus fuertes caídas, las expectativas de inflación irán a la baja y, por tanto, el BCE tomará medidas monetarias que harían que el Euríbor no tenga presiones para subir.

- ¿Cómo afectará a los hipotecados que les toque revisar su hipoteca?

    La previsión es que las nuevas revisiones sigan la tónica de los últimos meses y sean a la baja junto con la caída del Euríbor. Sin embargo estas caídas no serán cuantiosas y no supondrán un notable beneficio entre los hipotecados.

   Al haberse producido ya la mayor parte de la caída, las próximas tendrán un impacto menor puesto que la diferencia, por ejemplo, entre pagar un 0,01% y un 0,008% es muy pequeña. Si adicionalmente sumamos un diferencial fijo, la cantidad reducida tiene menor relevancia puesto que el grueso de los intereses pagados se deben a ese diferencial fijo en vez de a la parte variable (Euríbor).

   De cualquier manera, cualquier caída es positiva para familias y empresas al darles una mayor renta disponible y reducir sus costes financieros.

- ¿El banco llegará a pagar por haber prestado dinero para comprar una casa?

   Es una opción que se contempla desde el punto de vista teórico y que a pesar de poder suceder en el plano real, será muy complicado que se produzca y se mantenga en el tiempo.

   Para que esto ocurra, no sólo el Euríbor tiene que llegar al terreno negativo sino que además, dicha caída debe ser superior al diferencial. Es decir, si mi diferencial es del 1%, necesitaré que el Euríbor se sitúe en tasas inferiores al -1%.

   Esta situación no sólo es complicada desde el punto de vista monetario al ser una caída muy profunda y que requeriría de una ingente cantidad de medidas monetarias adicionales, sino que además sus repercusiones para las entidades financieras serían extremadamente negativas.

- ¿Habrá un suelo del 0% y los bancos se garantizarán cobrar al menos el diferencial en las hipotecas?

   No parece que el nivel de 0% vaya a actuar como suelo. Aún hay margen y tiempo para la caída. Otra cosa es que haya una parte del público que pueda sospechar de manipulaciones en el mercado para que los bancos se garanticen esta rentabilidad.

   En los últimos años se han descubierto manipulaciones en el Euríbor, Libor, Oro y otros activos por lo que es posible tender a creer que efectivamente los bancos repetirán dichos comportamientos fraudulentos.

   Desde luego, si viéramos una gran batería de medidas monetarias del BCE y unos precios del petróleo que sigan presionando a la baja y, sin embargo, el Euríbor a 12 meses no pisa el terreno negativo, las sospechas se dispararían e incluso los organismos oficiales podrían investigar por su cuenta.

- ¿Se volverán a llenar los juzgados de demandas?

   Esperemos que no por dos motivos: el primero porque hay que dar por hecho que el solicitante de créditos (sea empresa o familia) lee las condiciones de dichos contratos y entiende las condiciones de los mismos y que pudiendo estar más o menos satisfecho con dicho acuerdo, lo entiende.

   Y, en segundo lugar, porque si se debe a un fraude por parte de las entidades financieras el sistema económico actual sería insostenible.

- ¿Se puede cambiar la referencia de las hipotecas por otro índice?

   Actualmente se está valorando modificar el EEuríbory pasarlo al llamado 'EEuríborplus'. Durante 2016 se espera que empiece un control práctico de dicha nueva referencia para comprobar que no supone una variación importante. El principal problema del EEuríbor como hemos comentado, es que no refleja operaciones de mercado real sino estimaciones.

   Aún es pronto para saber si este nuevo índice será más caro o barato que el actual, pero parece difícil que si supone niveles más bajos que el actual, tenga una aplicación inmediata por las negativas consecuencias que tendría para los bancos y la economía.

- ¿Los bancos concederán menos hipotecas?

    Más que un menor número de hipotecas, seguramente veamos una modificación en las condiciones. Mayor diferencial para las de tipo variable o tratar de incrementar las de tipo fijo aunque eso pueda suponer una menor rentabilidad futura.

   Sin embargo, la mejora en el número de hipotecas se producirá realmente cuando el empleo vuelva a ser estable y se incrementen los contratos indefinidos.

- ¿Un tipo fijo beneficia al banco o al hipotecado?

   El tipo fijo es una decisión financiera que varía según el perfil del hipotecado. En la situación actual, los tipos fijos tienen un atractivo importante al eliminarse la volatilidad futura y no ser excesivamente altos por lo que un hipotecado puede asegurarse pagar lo mismo durante toda la vida del préstamo. El lado negativo sería que en el corto plazo estaría pagando 'más' de lo que pagaría con un tipo variable.

   Para el banco la situación actual es la disyuntiva entre asegurar ahora un tipo más elevado en el corto plazo con un tipo fijo aún sabiendo que durante 30 años es previsible que el Euríbor vuelva a cotas elevadas y en ese momento estar ganando menos que si hubiera sido un tipo variable.

   No sería descartable ver tipos mixtos donde se paga un tipo fijo pero que puede modificarse según lo haga el Euríbor

Para leer más

Europa Press Comunicados Empresas