Actualizado 30/01/2011 12:54

El PP dice que la reforma de las pensiones le suena bien

MADRID, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del PP en el Pacto de Toledo, Tomás Burgos, asegura que, a la espera de ver los detalles del anteproyecto de la reforma de las pensiones, el contenido conocido les "suena bien" en la "inmensa mayoría de sus componentes", si bien considera que se trata de una "reacción defensiva" del Gobierno y los agentes sociales ante una "situación extrema" a la que ha conducido la "incapacidad" del Ejecutivo socialista para afrontar la crisis y combatir el paro.

En declaraciones a Europa Press, Burgos ha asegurado que el Gobierno ha "modificado sustancialmente" la posición respecto a la edad de jubilación que venía manteniendo a lo largo de toda la negociación en el Pacto de Toledo y considera que si ese cambio se hubiera hecho explícito "en su momento", habría sido "más fácil alcanzar un compromiso" con el PP.

Burgos ha elogiado la actitud de los sindicatos, que con este acuerdo han demostrado que "no hay líneas rojas" para la negociación y ponen en evidencia una "dosis de adaptación" por parte de CC.OO. y UGT que será "muy buena para el futuro".

En cualquier caso, Burgos ha señalado que no es un tiempo de "celebraciones, sino de reflexiones", pues el acuerdo no deja de implicar "recortes y sacrificios sin precedentes" para los trabajadores que se han tenido que adoptar como respuesta a una "situación límite". "Dañar y penalizar a los ciudadanos, no debe ser motivo de satisfacción", ha remarcado.

"Pero los ciudadanos tiene derecho a saber por qué hemos llegado a esta situación extrema y a este indudable sacrificio", ha añadido Burgos, para quien la causa es la incapacidad del Gobierno para activar el empleo y evitar la "tasa histórica" de paro.

"LA CLAVE NO DEBE SER LA EDAD DE JUBILACIÓN"

Burgos ha asegurado que el Gobierno ha introducido "importantes" elementos de "gradualidad y voluntariedad" que "refuerzan la contributividad" del sistema, lo que coincide "básicamente" con lo que el PP ha venido sosteniendo "coherentemente" a lo largo de todo el proceso.

En esta línea irían aspectos como el aumento de 15 a 25 años del periodo de cálculo o el aumento de los 35 a 37 años para poder percibir la pensión máxima. "La clave es que la jubilación debe depender en mayor medida de la carrera de cotización y no tanto de la edad legal", ha indicado.

Burgos ha recordado que el PP se abstuvo ante el voto particular pactado entre PSOE y CiU y que abrió la puerta en el Congreso al retraso de la jubilación, porque no fueron "invitados" a la negociación. "Nos abstuvimos por coherencia, pero no nos generaba un rechazo", ha afirmado.

Asimismo, ha recalcado que su grupo parlamentario se siente "fuertemente ligado" a las recomendaciones de la Comisión del Pacto de Toledo aprobadas el pasado martes por el Congreso y elaboradas en gran medida sobre propuestas 'populares', y que parecen estar recogidas en el anteproyecto de ley.

PROBLEMAS PARA LOS AUTÓNOMOS

En este sentido, ha asegurado que el PP fue el primero en pedir el reconocimiento de los hijos como elementos a tener en cuenta para las carreras de cotización, así como en relación al tratamiento de los becarios.

Por contra, ha mostrado su preocupación por el tratamiento que se da a los autónomos, ya que apenas el 30% de este colectivo alcanza los 35 años cotizados, por lo que ampliar este tiempo a 37 podría ser "problemático" para ellos", por lo que el PP tratará de corregir esta situación durante el trámite de la reforma.