Actualizado 11/03/2009 16:55 CET

Rajoy pide la verdad sobre la crisis porque "habrá que hacer sacrificios"

EP

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Mariano Rajoy, proclamó hoy que "España necesita liderazgo frente a la crisis" económica que padece y que, ante esta situación, es imprescindible decir a los españoles "la verdad por dura que sea".

"Habrá que reclamar y hacer sacrificios porque este es un momento difícil", advirtió, a la vez que volvió a emplazar al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a modificar tanto su política económica como su equipo económico. "Un Gobierno que es la nada no aguantará mucho más tiempo", auguró.

Rajoy lanzó estos mensajes antes sus diputados y senadores, que hoy se reunieron en el Congreso por primera vez en este periodo de sesiones y tras las elecciones gallegas y vascas del domingo 1 de marzo.

El líder 'popular' hizo un repaso de los últimos datos "macroeconómicos" y de la "economía real" y los contrastó con los de hace un año, justo cuando el PSOE ganó las generales. Tras constatar que "no hay dato bueno", evidenció la especial preocupación que le produce la evolución "sin precedentes y desalentadora" del déficit público que, según su pronóstico, puede alcanzar una cifra "astronómica" a final de año.

También puso el énfasis en el crecimiento del desempleo que es, desde su punto, la consecuencia más "dramática" de la crisis. "Desde la llegada de Zapatero al poder en 2004 el número de parados ha aumentado en 1,3 millones. Ese es su balance y lo demás son grandes expresos europeos", resumió Rajoy.

A esto se une, enfatizó, el hecho de que hay un 53% más de personas que no reciben prestación alguna en comparación con la cifra de marzo de 2008 y que el número de familias con todos los miembros en paro ha aumentado en un 87% en los últimos doce meses.

"NO HA FUNCIONADO NADA"

Rajoy dibujó este panorama recordando que los Presupuestos Generales del Estado para 2009 prevén un gasto de 19.000 millones para el desempleo, de los que ya se han consumido 2.500 sólo en enero, con lo que, si el paro sigue creciendo al mismo ritmo, a final de año el gasto ascenderá a 30.000 millones de euros. También alertó de que si finalmente el Gobierno se decide a activar un nuevo sistema de financiación autonómica, habrá que pagarlo "con cargo a emisión de deuda".

"Esto es lo que hay. Las medidas del Gobierno han producido estos resultados", afirmó, recordando que él está de acuerdo con Zapatero en que "el mejor termómetro sobre la eficacia de la política económica es el número de empleos que se crean". "Este es el resultado, que simplemente no ha funcionado nada y que los grandes anuncios en los telediarios no han servido para nada", remachó.

Para Rajoy, este panorama, requiere "al menos dos cosas" para empezar a enderezarse. En primer lugar, un "cambio total y absoluto en la política económica" porque se ha revelado como un "auténtico fracaso", pero también relevos en el equipo económico del Gabinete Zapatero.

"España necesita un liderazgo frente a la crisis. Habrá que decir la verdad por dura que sea, habrá que reclamar y hacer sacrificios y el Gobierno es el primero que tiene que hacer pedagogía y ser austero con el dinero del contribuyente", advirtió Rajoy, quien también solicitó que se hagan esfuerzos para recuperar la confianza "porque está bajo mínimos".

Todo esto pasa, según Rajoy, por impulsar "otra política presupuestaria y fiscal" y por la puesta en marcha de reformas estructurales porque, aunque asume que no tendrán efectos "en 24 horas", al menos sí servirán para dar la "sensación de que hay alguien que quiere dar pasos en la buena dirección".

SOLBES QUIERE IRSE

El líder del PP insistió una vez más en el "fracaso clamoroso" de los ministros del área económica y recordó que ésta está capitaneada por Pedro Solbes, el mismo que dejó a España en crisis cuando el PP llegó al Gobierno en 1996. "Es un vicepresidente, que ya sea en broma o en serio, en sus conversaciones privadas manifiesta sus ganas de irse y eso genera muchísima desconfianza", dijo.

Pero además agregó que los problemas no están sólo en el equipo económico porque, en su opinión, la mayoría de los miembros del Ejecutivo "no existen". "El Gobierno es la nada, mucho peor que la nada. Nadie sabe a qué se dedican, cuáles son sus proyectos y esta situación no se aguanta durante mucho más tiempo", sentenció.

Su pronóstico es que el Gabinete puede sobrevivir "unos meses", pero que el Gobierno no puede limitarse a "esperar a que escampe y a que las cosas mejoren" porque sería un "error descomunal" que acabarían pagando todos los ciudadanos.

UN PLAN TRANSPARENTE Y CONCRETO

En este contexto, parafraseando también a Zapatero, explicó que los 'populares' van a estar "muy atentos a lo que suceda en el mejor sistema financiero del mundo". En este punto, tras mostrarse convencido de que habrá que tomar alguna medida en esta materia, avanzó que "si hay que hacer algo", el PP exigirá al Gobierno "transparencia, claridad y un diseño claro de lo que se pretende".

Y es que, según Rajoy, el futuro del sistema financiero español, "no se puede abordar como se esta abordando la lucha crisis", es decir, "al tran tran, a base de ocurrencias y sin ningún criterio claro". Por eso, señaló que su partido demandará que se actúe con objetivos y procedimientos concretos.

El máximo dirigente del PP también subrayó que el partido defenderá su alternativa económica, pese a que el Gobierno intente vetar el debate de sus propuestas en el Congreso y que no se convertirán en "cómplices con una política económica disparatada".

"El peor favor que podríamos hacer a los españoles es ser cómplices de una política que produce los resultados que produce y en la que no creemos. No vamos a ser coartada de nadie para que el Gobierno siga haciendo disparates y no nos vamos a sumar a ningún contrato de adhesión", advirtió.

Europa Press Comunicados Empresas