Publicado 18/12/2017 19:12CET

S&P empeora la calificación de Campbell Soup tras anunciar que se hará con los aperitivos Snyder's-Lance

CAMDEN (ESTADOS UNIDOS), 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

Standard & Poor's (S&P) ha revisado a la baja la calificación del crédito corporativo a largo plazo de Campbell Soup de 'BBB+' a 'BBB' con perspectiva 'negativa', después de que la empresa de alimentación propietaria de las icónicas latas de sopa inmortalizadas por Andy Warhol haya anunciado la adquisición de la firma de aperitivos Snyder's-Lance por unos 4.870 millones de dólares (4.124 millones de euros).

De esta forma, S&P ha empeorado en un escalón el perfil crediticio de Campbell Soup, situándolo dentro del grado de inversión con calidad aceptable, al tiempo que ha colocado su perspectiva en 'negativa', lo que implica la posibilidad de una nueva rebaja de la nota de solvencia en el corto plazo.

Según apunta la agencia crediticia, la actualización de la calificación se basa en la información preliminar de los términos de la transacción, por lo que puede cambiar a medida que se desarrollen las negociaciones. "Estimamos que la deuda del fondo proforma de Campbell para la adquisición será de aproximadamente 10.300 millones de dólares (8.734 millones de euros) al cierre de la operación, en base a las cuentas financieras actuales", explica S&P.

De esta forma, el empeoramiento de la nota refleja la creencia de la firma estadounidense de que las medidas de protección de crédito proforma de Campbell "se deteriorarán significativamente" después de esta adquisición y seguirán siendo "más débiles" que las expectativas anteriores durante varios años a partir del cierre de la transacción.

Del mismo modo, S&P considera que la disposición de la compañía de financiar una operación tan grande casi en su totalidad con deuda es "una desviación de la política financiera históricamente conservadora" del grupo, lo que ha respaldado desde siempre la calificación actual.

En opinión de S&P, existe la posibilidad de que Campbell Soup no pueda desapalancarse hasta lograr una ratio deuda/Ebitda por debajo de 4 veces en los próximos 24 meses y pueda entonces tener dificultades para fortalecer los márgenes de Ebitda de la firma entrante.

Asimismo, sostiene que esta operación se enmarca en un contexto en el que el grupo necesita revertir la tendencia negativa que registra en su división de Campbell Fresh y debe mejorar los márgenes de su negocio recién adquirido Pacific Food, entre otros.

POSIBLE BAJADA

En este sentido, S&P explica que, dado que la perspectiva se sitúa en 'negativa', se podría empeorar aún más la calificación en los próximos 12 a 24 meses si se producen errores inesperados en la integración o el grupo se ve afectado por el débil entorno del mercado minorista. También se podría revisar a la baja si la compañía muestra una política financiera más agresiva que priorice efectivo para actividades favorables a los accionistas u otra adquisición mediana o grande financiada con deuda.

Al contrario, podría revisar la perspectiva a 'estable' si Campbell Soup integra con éxito Snyder's-Lance y se da cuenta de las sinergias de costes según lo planificado, al tiempo que fortalece sus métricas de crédito, que incluye la mejora de la ratio deuda/Ebitda.

Campbell Soup anunció este lunes que pagará 50 dólares en efectivo por cada acción de Snyder's-Lance, un precio que representa una prima del 27% respecto del cierre del pasado jueves, último día de negociación antes de que aparecieran rumores sobre la operación, que fue aprobada por los consejos de administración de las dos empresas.

"La adquisición de Snyder's-Lance acelerará la estrategia de Campbell", declaró Denise Morrison, presidenta y consejera delegada de Campbell, que ha comprado seis empresas en los últimos cinco años, incluyendo la adquisición de Bolthouse Farms en 2012 y de las firmas Plum y Kelsen en 2013, mientras que en 2015 añadió a su cartera Garden Fresh Gourmet a la que siguió este año Pacific Foods.

Campbell anunció que planea financiar la transacción mediante la emisión de deuda a largo y corto plazo por importe de 6.200 millones de dólares (5.250 millones de euros), lo que resultará en un apalancamiento proforma de 4,8 veces al cierre de la operación, previsto para el segundo trimestre de 2018, que se reducirá a tres veces para 2022. Además, suspenderá sus recompras de acciones propias con el objetivo de maximizar su flujo libre de caja para la amortización de deuda, mientras que prevé mantener el actual dividendo.

Para leer más

Europa Press Comunicados Empresas