Tubos Reunidos confía en volver a beneficios en 2021 y apuesta por alianzas con competidores y proveedores

Publicado 27/06/2019 15:14:15CET

Lanza el 'Plan 40' que tiene como objetivo alcanzar un Ebitda mínimo recurrente de 40 millones y no contempla ajustes de empleo

BILBAO, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

Tubos Reunidos confía en que 2019 sea un año de "transición" con una mejora progresiva de la actividad del grupo y espera poder volver a beneficios en 2021 si se cumple su nuevo plan de negocio, 'Plan 40', que tiene como objetivo la obtención de un Ebitda mínimo recurrente de 40 millones de euros. El fabricante vasco de tubos, que cuenta con una cartera de pedidos de 128 millones, apostará a futuro por alianzas con competidores, proveedores y clientes, y no contempla ajustes de plantilla.

Esta nueva estrategia de Tubos Reunidos ha sido expuesta por la compañía durante la celebración este jueves de su junta de accionistas, que se ha celebrado después de que esta misma semana la compañía haya cerrado con las principales entidades financieras un acuerdo para refinanciar su deuda financiera, un total de 351 millones.

En un encuentro previo con los medios de comunicación, el presidente de Tubos Reunidos, Jorge Gabiola, y su director general, Carlos López de las Heras, han querido lanzar un mensaje "esperanzador y de optimismo" en torno a la empresa tras la firma de este acuerdo. "Tenemos futuro, vamos a por ello", han subrayado. Su presidente remarcaba que tienen un proyecto de futuro que será "complicado", pero no tiene duda de que se ejecutará "con éxito".

Los directivos de Tubos Reunidos han hecho balance de 2018, un año en el que se produjeron "avances", con un cambio de tendencia tras la crisis vivida en el sector en 2015 y 2016, lo que no evitó cerrar con unos "resultados muy malos" para la empresa, que no pudo abandonar las pérdidas (34,4 millones), dentro de un contexto, en el que, la mayoría de sus competidores también están "sufriendo".

En principio, se esperaba que fuera un año de recuperación tras la crisis por la caída del precio del petróleo. Sin embargo, el ejercicio finalmente vino marcado, principalmente, por la guerra comercial global, que, a juicio de Tubos Reunidos, no terminará "a corto plazo" y las medidas proteccionistas de EEUU, donde tienen previsto mantener su posición, pero complementándola con mercados de alto valor añadido. "Los aranceles están ahí, tenemos que convivir con ellos", han advertido.

Pese a los números rojos de 2018, Tubos Reunidos logró volver a cifra de ventas anteriores al desplome del precio del crudo, en concreto, 342,5 millones (+10%) y logró un Ebitda de 19 millones (+58%).

Estas cuentas, presentadas en la Junta, tienen la opinión favorable de PricewaterhouseCoopers y los responsables de Tubos Reunidos esperan dar por "superadas" esas incertidumbres a las que hacía referencia el auditor en su informe que apuntaba a "dudas" sobre la capacidad del grupo para continuar su actividad.

El ejercicio 2019 ha empezado con dificultades por la continuación del efecto de la guerra comercial y el descenso del precio del petróleo, por lo que el primer trimestre del año ha sido calificado de "horrible".

CARTERA DE PEDIDOS DE 128 MILLONES

Sin embargo, están recuperando "el ritmo" y su cartera de pedidos se situaba a 31 de mayo en 128 millones, un 65% mas que en diciembre de 2018. El presidente de Tubos Reunidos ha afirmado que, "trimestre a trimestre", se constata una "mejora progresiva", que será más evidente en la segunda parte del año, aunque el cierre del ejercicio, en el que sí esperan tener un Ebitda ligeramente positivo, no podrá ser "bueno" y se cerrará con pérdidas.

Gabiola espera que 2019 sea un año de "transición" y así se recoge en el acuerdo de refinanciación de deuda que, a su juicio, es "fundamental" para la empresa porque les da "estabilidad y tranquilidad" y mantiene la opción de recuperar el valor a los accionistas. "Tiene que ser una solución definitiva y lo va a ser", ha remarcado.

La empresa está inmersa en un proceso de transformación, cuyos pilares son el crecimiento de ventas, la eficiencia en costes y la gestión por margen, lo que les ha permitido "amortiguar" el impacto de la guerra comercial.

Esa transformación se produce en un contexto en el que constatan una recuperación del sector tras la crisis del petróleo y una reactivación de la inversión y producción de tubos de acero sin soldadura. El sector se caracteriza también por un exceso de capacidad, que consideran "crónica", aunque se espera una reducción en los próximos años.

PLAN 40

Tubos Reunidos ha lanzado un nuevo plan de negocio, denominado "Plan 40", que abarca desde 2019 hasta 2022 y que prevé la obtención de un Ebitda mínimo recurrente de 40 millones que asegure la continuidad de la empresa y con un objetivo de rentabilidad del 10% de las ventas, el margen logrado en 2014. "Nuestra idea es que a lo largo del año de 2020 entremos en el ritmo de esos 40 millones", han apuntado.

Según han explicado sus responsables, el objetivo de este plan es conseguir resultados sostenibles en el medio plazo y, de cumplirse el mismo, confían en poder volver a los números negros en 2021.

El director general de Tubos Reunidos, Carlos López de las Heras, ha explicado que las "palancas de valor" del Plan son, por un lado, el mantenimiento de su posición en el mercado de OCTG que seguirá siendo "clave" para la empresa y aumentar su presencia en el de downstream, que es básicamente producto para refino, química, petroquímica y generación de energía, un nicho que tiene "velocidad de crucero". Junto a esta estrategia, Tubos Reunidos, que ha reducido su número de consejeros un 31% y su remuneración un 32%, continuará con las medidas de ahorro de costes y eficiencia que ya recogen su plan Transforma/360º.

ALIANZAS

Otro de los ejes de su Plan tiene que ver con una apuesta por una política de alianzas con competidores, proveedores y clientes. Tubos Reunidos trabajará en la búsqueda de soluciones conjuntas con otras empresas que redunden en un mayor valor añadido para el cliente final. Su estrategia de alianzas pretende garantizar al grupo contratos de volumen que aseguren la carga de sus plantas, que espera sea "plena" para 2020. "Necesitamos las plantas llenas", han destacado.

Su objetivo es intentar sacar el "máximo beneficio" de cada producto y minimizar su coste y son conscientes de que, con la "sobrecapacidad" que existe en el sector, no pueden ir de "Cid Campeador" y en esta línea ven posible la colaboración con clientes y proveedores que pueden tener "fortalezas" que no tiene Tubos Reunidos y viceversa.

En relación a las posibles alianzas con competidores, Tubos Reunidos ha afirmado que "no descartan nada" y el objetivo es que sea beneficioso para ambas partes. No obstante, el director general ha precisado que "no tienen en la cabeza ningún español, europeo o vasco" y también ha puntualizado que están pensando en joint ventures, "no en otra cosa".

Por otra parte, ha señalado que el nuevo plan de negocio no contempla medidas traumáticas en relación a la plantilla porque no creen que sea el "camino", ni que "lleve a nada en este grupo". "Creo más en los acuerdos con competidores, proveedores y clientes. Ahí vemos cosas que podemos hacer y estamos haciendo cosas y entiendo que podemos anunciarlas a finales de este año o principios del que viene", ha añadido el director general, que ha descartado el cierre de la acería de Productos Tubulares que, en su momento, se planteó la empresa y que podría abrirse a terceros, aunque no es algo cerrado.

El director general ha indicado que, aunque tienen abiertos tres ERTEs hasta 2020, en este momento no se aplica ninguno y ha destacado que lo que sí que van a necesitar por parte de los sindicatos es "mente abierta" para avanzar hacia una "flexibilidad de la capacidad productiva" en función de las demandas del mercado que les pueda permitir, por ejemplo "abrir o cerrar líneas a la velocidad que se necesita a día de hoy". "No queremos aplicar ERTEs, no es la salida", ha añadido.

Contador

Para leer más

Europa Press Comunicados Empresas