La cementera mexicana Cemex podría vender parte de su negocio en norte de Europa, Mediterráneo y Asia

Publicado 11/02/2015 10:46:07CET

MONTERREY, 11 Feb. (Reuters/EP) -

El gigante cementero mexicano Cemex podría vender parte de sus negocios en el norte de Europa, el Mediterráneo y Asia, dentro de un plan de desinversión de activos con el que busca obtener entre 1.000 y 1.500 millones de dólares, según ha dicho este martes su director general, Fernando González.

En una entrevista con la agencia de noticias Reuters, el directivo ha explicado que también podrían vender entre un 5 y un 10 por ciento más de la subsidiaria Cemex Latam Holdings, aunque explica que aún no hay nada definido y que están analizando las diferentes opciones que tienen.

Cemex, una de las mayores cementeras del mundo, anunció la semana pasada un plan de reducción de costes y venta de activos, con el que busca mejorar su estructura financiera y reducir su deuda.

"Este programa que lanzamos nos ayuda a que, si se concreta un escenario de mayor volatilidad, por lo menos no nos retrasa nuestro objetivo de regresar al grado de inversión", ha señalado González.

Cemex perdió su grado de inversión después de adquirir en el año 2007 la firma australiana Rinker, lo que triplicó su deuda justo antes de la crisis financiera global. Actualmente, la cementera tiene calificaciones de riesgo crediticio de B+ por parte de las agencias Standard & Poor's y Fitch, cuatro niveles por debajo del grado de inversión.

González ha indicado a Reuters que la mitad de los recursos que obtengan del plan de desinversiones, el cual contempla desde la venta de activos no estratégicos hasta la emisión de acciones de sus unidades de negocio, se destinará al pago de deuda y el resto para inversiones en expansión de capacidad.

La deuda total de Cemex cerró en el 2014 en 16.291 millones de dólares, pero la compañía tiene este año vencimientos por 1.203 millones de dólares.

Pese a los problemas a los que se enfrenta la compañía, el ejecutivo ha dicho ser "optimista" del desempeño de sus principales mercados, Estados Unidos y México, en los cuales considera que la demanda se ha estado recuperando.

En este contacto, el ejecutivo ha descartado que Cemex, que opera en más de 50 países, pueda convertirse en este momento en un objetivo de compra o fusionarse con otra compañía, y, por el contrario, asegura seguirá adelante como una de las tres o cuatro mayores empresas globales del sector.

"Lo que vemos es que Cemex puede crear más valor a sus accionistas a través de la recuperación de sus propios mercados antes que pensar en cualquier otra cosa", ha apostillado.