Actualizado 19/09/2008 18:35 CET

Ascel y WWF/Adena critican que la Junta de CyL apruebe matar 100 lobos en una reunión a la que se convocó tarde

VALLADOLID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las organizaciones ecologistas Asociación para la Conservación y el Estudio del Lobo (Ascel) y WWF/Adena criticaron hoy a la Junta de Castilla y León por la decisión de abatir un centenar de lobos en varias zonas de la Comunidad, lo que se acordó en una reunión a la que se les convocó tarde, de forma que no pudieron asistir.

Los grupos ecologistas, que forman parte del Comité Técnico de Seguimiento del Plan de Conservación y Gestión del lobo en Castilla y León, aseguraron que en la convocatoria de esta reunión se produjeron "graves irregularidades", según manifestaron en un comunicado recogido por Europa Press.

Estos dos colectivos explicaron que la Administración regional convocó el pasado viernes la primera reunión del comité técnico de seguimiento, en la que se abordaba el análisis del informe sobre la situación de la especie y las propuestas de cupo de caza para esta temporada.

Sin embargo, estas dos organizaciones conservacionistas integrantes de dicho comité no fueron informadas "ni en tiempo ni en forma" de dicha reunión, por lo que no pudieron asistir.

"Pese a que los dos grupos remitieron sendas solicitudes por escrito para suspender la reunión, ésta se llevó a cabo", indicaron en un comunicado, en el que explicaron que tras esta "vulneración de derechos" se llevan a cabo ya las medidas oportunas para impugnar los resultados de este encuentro.

Para los grupos conservacionistas resulta "inadmisible" que, tras cuatro años de elaboración del plan y cinco meses después de la aprobación del documento, se haya convocado esta reunión de forma "absolutamente precipitada, sin margen de tiempo para garantizar su asistencia y sin enviar previamente la documentación necesaria".

Así, aseguraron que mientras uno de los representantes recibía una carta el día antes, en el otro caso la convocatoria llegaba cuando la reunión ya estaba celebrándose. De la misma forma, destacaron el hecho de que no se haya remitido documentación alguna, más allá de la convocatoria de la reunión y una copia de la resolución con los cupos de lobos a abatir en cada zona, ya redactada y a falta de incluir la fecha de su publicación.

"Esto pone de manifiesto el claro interés de la Junta en la inmediata aprobación de estos cupos, más allá de ninguna otra consideración, sin introducir ninguna modificación de ningún tipo y por lo tanto sin ninguna participación pública", indicaron.

Para los grupos conservacionistas no se puede tratar un tema tan delicado y complejo para la sociedad castellanoleonesa y plantear la eliminación de entre el 10 y el 30 por ciento de la población de lobos con "tanta ligereza y precipitación".

Esta falta de participación pública, añadieron las dos organizaciones, supone poner en "entredicho" la credibilidad del Plan de Gestión y Conservación del Lobo desde el inicio de su aplicación.

Por todo ello, los grupos conservacionistas solicitaron a la Junta de Castilla y León que anule los resultados de la reunión, que remita a todos los integrantes de dicho comité toda la información oportuna y que vuelva a convocar esta reunión en tiempo y forma, de manera que dicho comité pueda ejercer sus funciones con la seriedad y rigor necesarios.

El Comité Técnico de Seguimiento del Plan está compuesto por representantes de las representantes de las consejerías de Medio Ambiente y de Agricultura y Ganadería, de los colectivos de agricultores y ganaderos, de las asociaciones entre cuyos fines se incluya la conservación de la naturaleza, de los colectivos de cazadores y de la comunidad científica y de investigación de las Universidades de Castilla y León, así como el coordinador del Plan.