Publicado 04/03/2021 13:56CET

Mujeres cristianas cambian la concentración del domingo por el 8M ante La Almudena por un acto en San Carlos Borromeo

Archivo - La teóloga Pepa Torres en la concentración de la Revuelta de Mujeres de 2020.
Archivo - La teóloga Pepa Torres en la concentración de la Revuelta de Mujeres de 2020. - Jesús Hellín - Europa Press - Archivo

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Revuelta de Mujeres ha cambiado la concentración que tenían programada para este domingo 7 de marzo ante la Catedral de La Almudena para denunciar la "discriminación" que sufre las mujeres en la Iglesia, con motivo del Día de la Mujer el 8M, por un acto religioso en la parroquia de San Carlos Borromeo con un aforo de menos de 100 personas.

"Acabamos de conocer la desconvocatoria de todas las concentraciones por el 8M. Vamos a cambiar el lugar por la iglesia de San Carlos Borromeo. Vamos a celebrar a las 12,00 horas un acto reivindicativo y de celebración que retransmitiremos por streaming", ha precisado una de las portavoces de la Revuelta de Mujeres y teóloga, Pepa Torres, en una rueda de prensa este jueves.

Según ha explicado, en un primer momento comunicaron a Delegación del Gobierno en Madrid la convocatoria de una concentración en la explanada entre la Catedral de la Almudena y el Palacio Real pero les denegaron este lugar y les ofrecieron hacerlo en la calle Bailén, por lo que redujeron el aforo a menos de 100 personas. En concreto, tenían inscritas a 75 personas.

Si bien, ahora, al desconvocar el delegado del Gobierno todas las manifestaciones del 8M, han decidido organizar, en lugar de la concentración, un acto guardando todas las distancias de seguridad y con aforo reducido en la parroquia de Entrevías. "Por razones sanitarias, no será una convocatoria abierta ni masiva sino con el aforo que esta parroquia nos permite", ha precisado Torres.

Esta era la segunda concentración por el 8M que convocaba la Revuelta de Mujeres --en la que se integran mujeres de comunidades, parroquias, movimientos apostólicos y movimientos feministas cristianos--, después de la que organizaron el año pasado para denunciar las "desigualdades" que sufre la mujer en la Iglesia católica. Desde entonces, según destacan, la Revuelta ha calado en otras muchas ciudades de España e incluso en el extranjero.

"A todas nos une la pasión por el Evangelio y un fuerte sentido de pertenencia eclesial que nos urge a exigir cambios estructurales en la Iglesia para acabar con la discriminación de las mujeres", ha subrayado Torres. "Nuestras reivindicaciones no pueden silenciarse", ha enfatizado.

Según han precisado desde la Revuelta de Mujeres, "hay un malestar en las cristianas católicas" y, por ello, además de alzar la voz, también han escrito una carta al Papa Francisco para iniciar un "diálogo" con él y decirle que valoran los cambios que está impulsando para reconocer el papel de la mujer en la Iglesia pero que "resultan insuficientes".

En este sentido, según ha puntualizado otra de las portavoces de la Revuelta de Mujeres, Pepa Moleón, quieren impulsar el cambio también "desde la base". La misiva va acompañada de una serie de propuestas fruto de todos los grupos de la Revuelta a nivel estatal y se la envían porque consideran a Bergoglio "un aliado" en su lucha por la igualdad.

Asimismo, según ha añadido otra de las portavoces, Teresa Casillas, se han puesto en contacto con el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, para convocarle a un primer encuentro e iniciar un "diálogo" para trasladarle sus "reivindicaciones y anhelos". "La Iglesia tiene que ser en salida, no en repliegue", han zanjado las portavoces de la Revuelta.

PREDICAR EN UNA IGLESIA IGUALITARIA

Entre sus reivindicaciones, recogidas en un manifiesto bajo el lema 'Si las mujeres callamos, gritarán las piedras', destacan: "tener voz y voto, poder decidir, predicar y celebrar en una Iglesia igualitaria; repensar la moral sexual desde la misericordia y la ternura, y el fin de la explotación y violencia sobre las mujeres dentro y fuera de la Iglesia".

Asimismo, reclaman el "reconocimiento de la teología feminista y eliminación del lenguaje sexista de textos, manuales de enseñanza y rituales" y "que reconozca e incluya a las mujeres lesbianas, trans y bisexuales dentro de la Iglesia".

Para leer más