Las mujeres españolas se ocupan más del cuidado de los hijos y las tareas del hogar que la media europea

Actualizado 18/10/2017 17:25:58 CET
Maternidad, Madres,
EUROPA PRESS

   En España, las mujeres que viven solas con niños superan en casi nueve veces a los hombres que viven solos con sus descendientes

   MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Las mujeres en España se ocupan más del cuidado y educación de los hijos y de las tareas del hogar que la media de la UE, según ha dado a conocer este miércoles, 18 de octubre, el Instituto Nacional de Estadística (INE), a partir de datos de Eurostat que ha publicado un estudio que analiza el ámbito personal, laboral y diversos hábitos de vida en Europa entre ambos sexos.

   Así, en todos los Estados miembros, hay una proporción mucho mayor de mujeres que de hombres que realiza las tareas relacionadas con el cuidado de los niños, las tareas domésticas y la cocina. En concreto, el 92% de las mujeres se ocupa de media en Europa del cuidado y educación de sus hijos, porcentaje que en España llega al 95% mientras que en el caso de los varones la media europea es de un 68%, igual que el porcentaje nacional.

   En cuanto a las tareas domésticas, el 79% de las mujeres en la UE cocinan y/o realizan las tareas del hogar a diario (un 84% en España), en comparación con el 34% de los hombres (un 42% en España).

   Mientras, en el epígrafe relacionado con el Trabajo y la Educación, se analizan cuestiones como el equilibrio entre la vida laboral y personal, el trabajo a tiempo parcial, el desempleo o la brecha salarial de género, entre otras cuestiones. Así, el estudio revela una mayor proporción de mujeres (33%) que de hombres (29%) en la UE con estudios superiores. En España, el porcentaje de hombres y mujeres con educación superior está por encima de la media de la UE (33,0% para los hombres, 38,4% para las mujeres).

   De media, la tasa de empleo de los hombres es superior a la de las mujeres (72% en comparación con 61% en la UE en 2016). Sin embargo, el estudio constata una diferencia en las tasas de empleo entre mujeres y hombres, que aumenta con el número de hijos. Así, la tasa de empleo de las mujeres sin hijos era del 65%, mientras que la de los hombres era del 73%.

   En mujeres con un hijo, las tasas de empleo se incrementaron y fueron del 71% y del 85% para los hombres. En mujeres con dos hijos, la tasa se mantuvo casi igual, en el 70%, mientras que la de los hombres aumentó al 89%. Para aquellas personas con tres o más hijos, la tasa de empleo disminuyó hasta el 55% para las mujeres, en comparación con el 84% de los hombres. Esta pauta se observa en la gran mayoría de los Estados miembros.

   Además, indica que las mujeres ganaron en 2015 un 16% menos de media que los hombres en la UE. Esta brecha salarial varía por países ya que las mayores diferencias se observan en Estonia (26,9%), República Checa (22,5%), Alemania (22,0%), Austria (21,7%) y Reino Unido (20,8%), frente a Luxemburgo e Italia (ambas 5,5%), Rumanía (5,8%), Bélgica (6,5%) y Polonia (7,7%).

   A la hora de trabajar, los hombres generalmente ocupan posiciones más altas que las mujeres. Se puede observar que un tercio (33%) de los directivos de la UE en 2016 eran mujeres. El porcentaje de mujeres que ocupaba esta posición no superaba el 50% en ninguno de los Estados miembros, alcanzando los porcentajes más altos en Letonia (47%), Polonia y Eslovenia (ambos 41%), Lituania, Hungría y Suecia (39%), y los más bajos en Luxemburgo (18%), República Checa, Países Bajos y Grecia (todos 25%). Por otro lado, en la UE, en 2016 la tasa de paro era del 8,7% para las mujeres y del 8,4% para los hombres.

   Respecto al apartado dedicado a Demografía y Salud se incluyen datos sobre la esperanza de vida, los tipos de hogar o la percepción de la salud. La encuesta revela que las mujeres abandonan el hogar familiar dos años antes que los hombres en la UE (25 años frente a 27). Las mujeres también se casaron antes en casi todos los Estados miembros y en cuanto al nacimiento del primer hijo, en 2015, las mujeres de la UE tuvieron sus hijos a la edad de 29 años de media, pasando de 26 años en Bulgaria, Letonia y Rumanía a casi 31 años en España e Italia.

   También se da a conocer que hay siete veces más madres solteras que

   padres solteros en la UE mientras que el porcentaje de mujeres mayores que viven solas (40,1%) es el doble del de hombres (19,7%). En otros grupos de edad, las diferencias son menores: entre los jóvenes de 15 a 24 años, el 8,2 % de las mujeres y el 7,8 % de los hombres jóvenes vivían solos. Respecto a aquellos que viven en pareja, el 44,9% de las mujeres y el 48,2% de los hombres de 15 años o más de la UE vivían en pareja. En España, las mujeres que viven solas con niños superan en casi nueve veces a los hombres que viven solos en la misma situación.

   En general, los hombres tienen mayor predisposición a percibir su salud como buena aunque, a pesar de sus diferencias, las mujeres y los hombres en la UE están igualmente satisfechos con sus vidas. El cáncer, las cardiopatías isquémicas (por ejemplo, el infarto de miocardio) y las enfermedades cerebrovasculares (por ejemplo, el accidente cerebrovascular) figuran entre las tres causas más comunes de muerte, tanto para mujeres como para hombres en la UE. Las mujeres españolas presentaron en 2015 una tasa de mortalidad muy inferior a la media europea para las tres causas de muerte mencionadas.

LAS ESPAÑOLAS, LAS MÁS LONGEVAS

   Precisamente, la media de vida en la UE era de 83,3 años para las mujeres y de 77,9 años para los hombres en 2015. Entre los Estados miembros, la diferencia entre mujeres y hombres osciló entre 10 y 11 años en Letonia y Lituania, a menos de cuatro años en Dinamarca, Irlanda, Chipre, Países Bajos, Suecia y Reino Unido. En el año 2015, las mujeres españolas eran las más longevas de la Unión Europea, con una esperanza de vida de 85,7 años.

   Debido a su mayor esperanza de vida, en la UE había más mujeres que hombres, con 105 mujeres por cada 100 hombres (5% más) en 2016. En casi todos los Estados miembros había más mujeres que hombres, dándose las diferencias más grandes en Letonia (18% más), Lituania (17% más) y Estonia (13% más), mientras que en Luxemburgo, Malta y Suecia contaban con un número algo mayor de hombres que de mujeres.

   Por último, en cuestiones relacionadas con la Nutrición y los Hábitos Sociales, hay más hombres que mujeres en la UE que se considera que tienen sobrepeso (57% frente a 44%). Además, en cuestiones de ocio, leer libros era más común entre las mujeres que entre los hombres de la UE (42% de las mujeres y 31% de los hombres en 2013), y también asistir a espectáculos en directo, como conciertos (30% de mujeres y 27% de hombres en 2015).

   No obstante, hábitos culturales como ir al cine (28% de las mujeres y 27% de los hombres) y visitar lugares de interés cultural (27% de mujeres y hombres) o quedar con amigos (76% de las mujeres y 78% de los hombres) eran muy similares entre mujeres y hombres. Además, las mujeres de la UE utilizan Internet algo menos que los hombres (el 77% de las mujeres de entre 16 y 74 años utilizaron Internet al menos una vez por semana en 2016, en comparación con el 81% de los hombres).

   El INE ha publicado este retrato estadístico sobre las desigualdades entre hombres y mujeres en Europa con motivo del Día Europeo de la Estadística, que se celebra este 20 de octubre. Esta información ha sido difundida por Eurostat, en colaboración con los Institutos Nacionales de Estadística de los Estados miembros de la UE y los países de la AELC.

Para leer más