El sindicato USO entrega este jueves en el Congreso 300.000 firmas contra el cierre de los centros de Educación Especial

Actualizado 22/05/2019 19:12:54 CET
ACADE alerta a las familias de que solo los centros de educación infantil autorizados permiten desgravaciones fiscales
EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Enseñanza del sindicato USO entregará este jueves 23 de mayo en el Congreso de los Diputados cerca de 300.000 firmas contra el cierre de los centros de Educación Especial y para "apoyar y defender la importante labor educativa" de estos centros y "la destacada dedicación" de sus profesionales.

Según ha informado el sindicato a Europa Press, estas firmas han sido recopiladas en toda España durante el último año y se dirigirán al Gobierno en funciones y a la titular de Educación, Isabel Celaá, para que permita la libertad de elección de las familias cuando aborde la reforma de la ley educativa.

"Estamos a favor de los dos modelos, de la educación inclusiva para quien la quiera, y de la educación especial para quién también la quiera", explican desde USO, que critica el propósito manifestado por Celaá en el borrador de su anteproyecto de ley educativa, que no llegó a tramitarse en el Congreso, de incorporar a los estudiantes de educación especial a centros ordinarios en un plazo de diez años.

"Se ha movido todo este asunto sin contar con la opinión de nadie cuando es un modelo complementario, y se trata de una medida que nadie está pidiendo", afirman desde USO haciendo eco, aseguran, de la opinión de familias y profesionales de la enseñanza.

A principios de mayo, la ministra de Educación y Formación Profesional dijo que prevé que las Cortes generales aprueben el próximo curso escolar 2019-2020 su ley educativa y que, a partir de ella, el Gobierno elabore un real decreto para "avanzar" en la educación inclusiva, "que atienda a la diversidad".

Sobre los centros de Educación Especial y las quejas por parte de colectivos sobre un posible cierre, Celaá reiteró que el Gobierno "no tiene ninguna intención" de hacerlo y recordó que su ley recoge que las administraciones educativas "continuarán prestando el apoyo necesario a estos centros".

De esta forma, Celaá explicó que además de escolarizar a los estudiantes que requieran una atención muy especializada, estos centros desempeñarán la función de centros de referencia y apoyo para los centros ordinarios.

Según la ministra, se trata de un proceso de "cambio social y cultural que solo podrá llevarse a cabo mediante el diálogo y la colaboración con las familias, las organizaciones que las representan y con el resto de los sectores implicados".

Contador