Los 52 migrantes que saltaron la valla de Melilla no serán expulsados de forma exprés al pedir asilo

Actualizado 16/05/2019 10:12:12 CET
Interior no ha comenzado a retirar las concertinas de la valla de Ceuta y Melilla pese a su anuncio de eliminarlas
Europa Press - Europa Press - Archivo

   MADRID, 14 May. (EUROPA PRESS) -

   Los 52 migrantes que el pasado domingo lograron saltar la valla fronteriza de Melilla con Marruecos y acceder a territorio español han solicitado protección internacional, según han confirmado a Europa Press fuentes del Ministerio del Interior. Por este motivo, de momento no podrán ser devueltos al país alauí en virtud del acuerdo bilateral firmado entre los dos países en el año 1992 que fue reactivado el pasado mes de agosto.

   Este acuerdo bilateral permite la readmisión de extranjeros que entran de manera irregular a territorio español a través de las fronteras con Marruecos durante los 10 días posteriores a la entrada ilegal, tras el debido procedimiento para identificar a los migrantes. En esta ocasión, todos los que accedieron a Melilla a través de la valla han expresado durante el proceso su intención de pedir asilo en España, tal y como han asegurado fuentes del departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska.

   Por su parte, desde la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) en Nador han denunciado que al menos otros 15 migrantes lograron saltar la valla pero fueron objeto de una devolución sumaria por parte de las autoridades españolas a las marroquíes. Preguntadas al respecto, las fuentes del Ministerio del Interior consultadas por Europa Press no se han pronunciado.

   Esta práctica --también conocida como devolución 'en caliente'-- está recogida en la Ley de Seguridad Ciudadana, una norma que bajo la figura jurídica del 'rechazo en frontera' ampara la expulsión inmediata a Marruecos de los migrantes interceptados en el salto de las vallas de Ceuta y Melilla.

   Tal y como ha asegurado esta asociación, tras la devolución en caliente fueron trasladados a un centro de Arekmane (Nador). Según ha afirmado, desde esta mañana hay un autobús estacionado cerca de dicho centro para "expulsar" a los migrantes internos hacia su país a través del aeropuerto de Casablanca o para proceder a su devolución al sur de Marruecos. "El papel de policía bien pagado por la Unión Europea está siendo plenamente desempeñado por Marruecos", han recalcado desde AMDH.

   Interior comenzó a aplicar el acuerdo de readmisión de extranjeros firmado con Marruecos desde el pasado mes de agosto, cuando tuvo lugar el salto masivo de 116 personas a la valla de Ceuta, ya con Grande-Marlaska al frente de Interior. Hasta ese momento, se utilizaba de manera "puntual" para migrantes llegados a las islas Chafarinas, tal y como aseguraron desde el departamento.

   Así las cosas, en agosto dicho acuerdo se reactivó y se aplicó a todos los migrantes que lograron acceder a España tras el salto a la valla de Ceuta. Ninguno de ellos expresó su intención de pedir protección y fueron devueltos al país alauí de manera exprés, en menos de 24 horas.

   Con este precedente, se produjo en octubre un salto masivo a la valla de Melilla, durante el que lograron entrar a la ciudad autónoma más de 200 migrantes. Aquella vez, de las más de 200 personas que saltaron, fueron expulsadas a Marruecos alrededor las 55 que no solicitaron asilo en España.

   En ambos saltos a las vallas, varios abogados que atendieron a los migrantes cuestionaron la falta de garantías y la celeridad con la que se llevó a cabo el procedimiento de recepción, que debe llevarse a cabo de forma individual, con asistencia letrada y sanitaria. Todo ello con el objetivo de que se realice una identificación adecuada de los migrantes, especialmente de los potenciales solicitantes de asilo.

   Tras siete meses, el pasado domingo la Delegación del Gobierno en Melilla confirmó que se había producido otro salto masivo, durante el que uno de los migrantes había sido evacuado a un centro médico con cortes en las extremidades por las concertinas, es decir, los alambres con cuchillas cortantes colocados en la valla. Sin embargo, la asociación de derechos humanos Prodein de Melilla elevó el número heridos a cuatro.

   Otro de los migrantes fue detenido por la Guardia Civil por cometer un supuesto atentado a un agente de la autoridad y, además, durante el salto cuatro agentes resultaron heridos leves.

Contador