Publicado 07/02/2019 11:27CET

Los bancos éticos y sostenibles rindieron tres veces más que los tradicionales entre 2007 y 2017, según un estudio

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los bancos éticos y sostenibles rindieron entre 2007 y 2017 tres veces más que los bancos tradicionales, con una rentabilidad promedio anual de 3,98% frente al 1,23%, en términos ROE (Return on Equity), según el informe 'Las finanzas éticas y sostenibles en Europa' presentado en Bruselas por Banca Ética y editado gracias a la cooperación de la fundación española Finanzas Éticas y la fundación italiana Finanza Etica.

El estudio asegura que hasta 2006/2007 los bancos tradicionales "pudieron beneficiarse de la especulación y el endeudamiento". Precisamente, señala que estos bancos contribuyeron a la crisis con instrumentos "cada vez más sofisticados" de especulación, dedicándose a ordenar sus activos "para no ser abrumados por el estallido de las burbujas, dejando también de dar crédito al a economía real".

Por su parte, según afirma Banca Ética, los bancos éticos han podido "hacer mejor su trabajo", encontrando "aún más espacio para el crecimiento" y pudiendo "inyectar crédito a personas y empresas".

El informe analiza la estructura, el crecimiento y el rendimiento de los 23 bancos éticos y sostenibles en Europa (identificados como aquellos que pertenecen a la Global Alliance for Banking on Values y a la Federación Europea de Banca Ética y Alternativa), comparándolos con quince bancos europeos tradicionales de relevancia sistémica identificados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA).

En los últimos diez años, según refleja el informe, los bancos éticos han continuado recogiendo depósitos y otorgando préstamos, mientras que los bancos tradicionales sistémicos "se han dedicado más a otras actividades", como inversiones de valores o servicio financieros. En concreto, la concesión de préstamos en 2017 representó en promedio casi el 77% del total de activos para bancos éticos y sostenibles, pero solo el 40'52% para los grandes bancos tradicionales.

Con la crisis, aunque el crecimiento de los bancos europeos "se ha detenido o realentizado", los activos, depósitos, préstamos y capital de los bancos éticos y sostenibles aumentan con porcentajes en torno al 10% anual. Así, el estudio indica que, de 2007 a 2017, los activos (y por lo tanto el total de las inversiones, los créditos y la liquidez) de los bancos éticos han crecido una media del 9,66% al año, frente al -1% anual de los bancos tradicionales.

Además, señala que siguen en crecimiento los números de los fondos socialmente responsables, aquellos que invierten en acciones y obligaciones de empresas que cotizan en bolsa, o en títulos de deuda soberana, seleccionados en base a una serie de criterios ambientales y sociales. En Europa, el patrimonio invertido en fondos éticos ha subido una media del 9% anual entre 2015 y 2017, rozando los 600.000 millones de euros, según el informe.

Banca Ética señala que si los bancos éticos son "estructuralmente diferentes" de los bancos tradicionales y también "han demostrado ser más resistentes" a la crisis, es "urgente" aprobar regulaciones, a nivel nacional y en Europa, que reconozcan y recompensen estas diferencias.

El movimiento de las finanzas éticas espera un "mayor coraje" por parte de la Comisión Europea, que, a su juicio, "hasta ahora parece querer centrarse únicamente en los aspectos ambientales, poniendo los criterios sociales fuera de plano".