La Coordinadora Verde califica el alumbrado navideño de "derroche innecesario e inmoral" en medio de recortes sociales

Actualizado 03/12/2010 20:16:05 CET

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Coordinadora Verde ha calificado el alumbrado navideño de "derroche innecesario e inmoral" por encenderse en el momento en que se recortan los gastos sociales y se "amenaza" con menos pensiones y más años de trabajo para percibirlas, por lo que propone "acabar" las luces navideñas por "su coste ambiental y económico".

A su juicio, las calles españolas se llenan estos días de iluminación adicional, que es "innecesaria" y cuyo "único objetivo es la incitación al consumo" de artículos de todo tipo, durante "muchos días" que ni siquiera coinciden con el calendario estricto de las fiestas.

Además, subraya que el alumbrado, en sí mismo, supone un gasto de "millones de euros tanto en su instalación, funcionamiento y posterior desmontaje, así como la emisión de toneladas de dióxido de Carbono, un gas cuyas emisiones hay que pagar por el incumplimiento por parte de España del Protocolo de Kioto.

Como alternativa propone que se utilicen sistemas de decoración reflectantes, artesanos, reutilizables y si necesitan energía que usen LEDs u otras bombillas de bajo consumo alimentados con placas fotovoltaicas para que no supongan una carga a las maltrechas arcas municipales.

"El problema ambiental no es menos grave, la temperatura media de la Tierra en los últimos doce meses ha sido la más cálida registrada y los efectos de un clima más cálido los podemos ver en la ola de calor de este verano en Rusia, las inundaciones de Pakistán, China, la India y Centroeuropa o las actuales en América Latina, los temporales de los pasados días en las costas del norte de nuestro país o las sequías de Australia y África que han condenado a la hambruna a millones de personas", reflexiona la Coordinadora Verde.

A este respecto, la coportavoz de la Coordinadora Verde, Sonia Ortega, señala que apagar las luces a las once de la noche es una iniciativa que "debe ser el comienzo del final del despilfarro como única ideología en los consistorios de España".

Finalmente, el también coportavoz Florent Marcellesi augura que en las próximas elecciones municipales concurrirán concejales verdes por toda la geografía y, entonces, las medidas encaminadas a controlar el gasto público y a la disminución de las emisiones "irrumpirán con fuerza en la agenda política"