Plataforma anti-fracking alerta de que los terremotos del Castor son "un juego de niños" en comparación con esta técnica

Actualizado 17/12/2013 21:26:28 CET

CASTELLÓN, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Plataforma anti-fracking en Castellón ha alertado de que los terremotos producidos por el Proyecto Castor en la zona de Vinaròs-Castellón son "un juego de niños" en comparación con la utilización de la técnica del 'fracking', ya que las presiones utilizadas pueden llegar al triple, y porque "no sólo se trata de una plataforma, si no que han pedido permiso para 195.000 hectáreas", según han indicado en un comunicado.

Desde que comenzaron los trabajos de inyección de gas en el depósito submarino de gas en Vinaròs, "son más de 200 terremotos los que se han registrado", alguno incluso ha llegado a magnitudes que comienzan a ser "preocupantes".

Además ha apuntado que la relación existente entre la formación geológica donde se encuentra el depósito de gas Castor "es casi la misma que el resto del Maestrat: Una falla". Los trabajos que se llevan a cabo en el almacén del Proyecto Castor, consisten en inyectar gas en estado líquido, a una presión de trabajo de 241 atmósferas "mientras que con la técnica del 'fracking' se puede llegar a 700 atmósferas".

La empresa promotora del proyecto Castor, Escal UGS a través de su presidente Recadero del Pozo "confirmó la pasada semana que la relación entre la inyección de gas y los terremotos era evidente y asumía la autoría de muchos de estos movimientos sísmicos".

"QUÉ PODRÍA OCURRIR SI SE AUTORIZA"

Desde la Plataforma se han preguntado que "si en sólo una instalación, una única plataforma, y con la inyección a 241 atmósferas ya tenemos estos efectos tan alarmantes", que han obligado a detener todos los trabajos de inyección por un riesgo y peligro evidente hacia la población y los bienes inmuebles, "qué podría ocurrir si se autoriza el 'fracking' podría suponer el fin de la vida en la zona tal y como se conoce".

La detonación de explosivos en el subsuelo y la posterior inyección del equivalente a unas 10 piscinas olímpicas de agua, arena y más de 250 toneladas de contaminantes en cada pozo a unas presiones que podrían llegar a las 700 atmósferas, "obliga a pensar que el Castor es un juego de niños en comparación al 'fracking'", han insistido.

Desde la Plataforma han adelantado que en la fase de investigación, Montero Energy quiere abrir un mínimo de tres pozos con 'fracking', "por lo que el peligro y riesgo de terremotos, en las últimas semanas está cogiendo tal magnitud que sólo por esta ya demostrada relación entre la inyección en el subsuelo y terremotos, se hace necesario y obligatorio rechazar cualquier trabajo en el subsuelo que implique trabajar en grandes presiones".